Pueblos de España (IV): los griegos en la Península Ibérica

Índice de artículos sobre la historia de los Pueblos de España: Prehistoria | Fenicios o canaaneos en Ispnya | Los Celtas o Keltoi | Los Griegos | Los Cartagineses


El hecho de que los griegos hayan tenido un papel tan importante en la historia de Occidente se debe a que han sido grandes recolectores de conocimiento e iniciadores novedosos en el campo de la ciencia, las artes y la tecnología. De los Fenicios, obtuvieron el alfabeto consonántico que adaptaron al suyo propio; de los Egipcios, su arquitectura, tecnología y la estructura de su panteón divino, y de los Babilonios y persas, los griegos de la costa de Asia Menor se empaparon de su astrología e incluso de algo de su filosofía con influencias orientales. En resumen, los griegos, especialmente a partir de la Era Arcaica -siglo VIII .C.-, tuvieron la capacidad de recoger saberes y conocimientos de otras regiones, categorizarlos y darles un fuerte impulso a través de un pensamiento lógico y científico, aspecto que tal vez sea el gran aporte griego a la humanidad.

Al igual que los Fenicios, los griegos, en su primera expansión por el Mediterráneo, ya entrada la época arcaica y principalmente desde la polis de Atenas, establecieron una serie colonias al oeste de la Helade con el fin de abrir rutas comerciales y conseguir recursos, especialmente metales, dada la falta de los mismos en la Magna Grecia a causa de la sobre-explotación por el consumo ciudadano y la guerra. Es decir, las distintas poleis griegas, especialmente Atenas y Esparta, no buscaron más allá de su área de influencia -sur de Italia, Asia Menor y Mar Egeo- dominar grandes porciones de terreno sino hallar recursos para soportar el aumento de población de sus ciudades y la mejora de sus ejércitos.

La llegada de los griegos a Iberia, como así denominaron a la Península Ibérica, se produjo unos siglos más tarde a la llegada de los Fenicios y tras haber fundado la colonia de Massalia (actual Marsella) al sur de Francia alrededor del 600 a.C. Esa primera colonia en la Península Ibérica fue Emporion, en la costa de Gerona, y actual Ampurias. Se cree que la fundación de este puesto comercial se produjo en el 575 a.C. y, desde ahí, se fueron creando nuevas colonias en dirección sur, como son Denia y Alicante, comprobadas arqueológicamente. Además, si nos fiamos de los historiadores griegos, también los helenos llegaron a Tartesos y comerciaron con el mítico rey tarteso Argantonio en la primera mitad del siglo VI a.C. Aunque de estos datos no se tienen pruebas arqueológicas.

Que aportaron

¿Y qué nos dejaron los griegos? Primeramente nos dieron un nombre más. Ya fuera a los españoles del levante mediterráneo por el uso común de una lengua, o a los propios Tarsesos, en el suroeste donde de encontraba un río al que pudieron llamar Iber -nada que ver con el Río Ebro-. Esta cuestión aún está abierta a nuevas investigaciones, aunque con el tiempo, Íbero sirvió para crear el concepto de Península Ibérica que engloba tanto a España como a Portugal.

La Península Ibérica, no obstante, antes de ser denominada Iberia, ya tenía en el mundo griego algunas toponimias anteriores como Hesperia, por ser un territorio en el confín oeste del Mar Mediterráneo o Hespérides, nombre que se le da en los relatos de las aventuras de Heracles -Hércules para los romanos- a unas ninfas que cuidaban de un jardín, posiblemente, bajo dominio de los Tartesos y, por lo tanto, más allá de las Columnas de Heracles. En aquel lugar, conocido ya en tiempos de Homero, Heracles tiene que robar manzanas del jardín cuidado por esas Hespérides o ninfas. Es decir, como decíamos antes, los griegos, al asumir el conocimiento de otros pueblos o por iniciativa propia al viajar por el Mediterráneo, sabrían ya de la existencia de la Península Ibérica, como podemos observar en los relatos míticos que nos han llegado. Más adelante, ya en la Época clásica griega, Herodoto, en sus Historias, ya recoge la toponimia Iberia para hablar sobre la Península Ibérica, y de paso, nos sitúa definitivamente en la historia.

Estatua griega Ampurias
Estatua griega en Ampurias

En el tiempo del historiador, siglo V a.C. ya se habían producido las primeras colonizaciones de griegos en el levante oeste y establecido varias colonias, por lo que la información de Herodoto pasa de tener fuentes míticas a otras más objetivas. En relación al establecimiento de estas colonias, aunque los griegos compartían con los Fenicios sólo un interés comercial en la Península, se diferenciaron de éstos en el hecho de que construyeron verdaderas ciudades (poleis) y no sólo puestos comerciales. Gracias a esto, lograron que los nativos se vieran influenciados y evolucionaron aun más en el tipo de organización social que ya se daba en la Península Ibérica, además del comercio o el cultivo de la vid. También desde el punto de vista de la arquitectura, a juzgar por yacimientos como el de Ampurias y otros centros urbanos del levante español (1), en el siglo V y IV a.C. ya se encuentra la influencia griega en la construcción de edificaciones, sobre todo en torres, murallas y palacios. Aun más, en el caso de la famosa Dama de Elche -Helike para los griegos-, algunos han encontrado similitudes con el arte jonio arcaico.

Pero sin duda, el aporte más novedoso e interesante fue la llegada de las artes del espíritu, como son el teatro, la poesía y la incipiente filosofía, corriente cultural que ya con los romanos se expandirá, prácticamente, por toda la península a través de la civilización greco-latina.

Notas:
http://www.museuprehistoriavalencia.es/resources/files/APL/APL01/APL1_11_Bosch.pdf

Jesús Sordo

Escritor y redactor web.