Tenebroso, por Juan José Villegas López

Tenebroso

Un ramalazo de terror recorre tu cuerpo, tus pupilas se dilatan, la boca se seca y tus músculos se tensan, dispuestos para salir huyendo, pero el miedo a veces corre más que tú y es capaz de perseguirte hasta el lugar más recóndito.