Breve historia del cómic americano

Incluimos este nuevo artículo sobre el cómic americano en nuestra sección de Arte y Literatura porque, precisamente, ambas disciplinas se unen en las geniales viñetas que durante más de un siglo han entretenido a millones y millones de personas.

Hacer un repaso al sector del cómic en general requiere de un gran esfuerzo y muchas líneas, por eso nos centraremos en una breve historia del cómic americano -entendido el que se ha producido en Estados Unidos-, porque es allí donde se desarrolla la gran revolución de esta forma de narrar historias que ya tiene algunos antecedentes en Europa en los siglos XVIII y XIX.

Siglo XIX: Los inicios del cómic americano

Aunque existen dibujos satíricos con cierto argumento realizados por literatos como los hermanos Bécquer, y ya antes los dibujantes británicos del siglo XVIII incluían en sus dibujos el globo del diálogo, se asume que el cómic puro y duro, como forma narrativa, nace en Estados Unidos, concretamente en el mundo de la prensa.

A finales del siglo XIX, dos emporios periodísticos pujaban por el dominio de la prensa norteamericana: William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer. El primero destacó por crear la “prensa amarilla” y por su poder como empresario, y el segundo, por su aporte al desarrollo del periodismo con formas de comunicación como el “infotaiment” o espacios de información donde se informa a la vez que se entretiene. También, al día de hoy, los premios más valorados en periodismo llevan su nombre.

El caso es que a finales del siglo XIX la lucha entre ambos magnates y periodistas era total, y Hearst, para adelantar a Pulitzer en esa carrera, pensó que sería una buena idea incluir en su periódico World algunas viñetas. Dicho y hecho, organizó un departamento de dibujantes al frente del cual colocó a Richard F. Outcault, quien, de paso, se convirtió en el primer literato-dibujante en Estados Unidos.

Katzenjammer | El capitán y los polluelos
El capitán y los polluelos

La primera viñeta se publica la edición del periódico de abril de 1893, y se publica en color. El éxito entre los lectores provoca que World incluya ya en 1895 una sección completa del cómic “El Chico Amarillo”, creada por el mismo Outcault. A partir de aquí de abre una nueva brecha creativa en el mundo de la literatura que siguen otros como Rudolph Dirks, quien en 1897 publica “El Capitán y los Pilluelos“, considerado el primer cómic auténtico y publicado en la revista semanal American Humorist, propiedad de Randolph Hearst. Decir que este cómic aún se publica al día de hoy.

Principios del siglo XX

Comic Happy Hollingan

En pocos años, incluir viñetas en periódicos y revistas se convirtió en algo usual. Además, se empezaron a trabajar tanto los argumentos y guiones que, recién inaugurado el siglo, en 1901, “Happy Hooligan”, de Fred Opper, como si fuera una story board, se convirtió en el primer cómic llevado al cine.

El número de autores y dibujantes se multiplicaría y ya no había periódico que no contara con su departamento de viñetas.

En 1915, el innovador Hearst dio un paso más y creo una editorial dedicada solo a la creación y distribución de cómics. La llamó el Sindicato Kings Feature y daría paso a toda una industria literaria.

Los primeros libros de cómics

Tarzan of the ApesAunque se continuaron creando historias y personajes originales, en los años 20 del siglo XX se empezaron a crear cómics basados en libros o personajes históricos. Además, ya en 1929 se publicaban por entregas a modo de libros y se centraban en las aventuras.

De esta época son famosos los cómics de “Popeye el Marino”,  una creación original, o “Tarzan”, cómic basado en el personaje creado en 1912 de Edgar Rice Burroughs y sus novelas. Ambos cómics se empezaron a publicar en 1929.

Las primeras grandes franquicias

Entre los años 30 y 40 se produjo otro avance en el mundo del cómic con la aparición de dos grandes franquicias: Walt Disney, que lazó “Mickey Mouse” y el “Pato Donald” en 1939, y Hanna & Barbera, con cómics como “Tom y Jerry”, creado en 1942. Ambas corporaciones tuvieron mucho que ver en el desarrollo de los dibujos animados, especialmente cuando se popularizó la televisión. Algunas de las historias de dibujos animados habían sido antes cómics.

A raíz de la aparición de los dibujos animados, la figura del cómic a veces se utiliza para crear las series animadas, o es la revés: se crean cómics a partir del estreno de dibujos animados.

La Edad de Oro: los superhéroes

Flash Gordon CómicCada época tuvo sus tendencias literarias en el mundo de los cómics. En los años 30, la policía se las veía con los gánsters, por lo que, inspirándose en la realidad, aparecieron cómics basados en personajes como Dick Tracy, un policía duro y todo terreno.

Este semi-héroe fue un adelanto de la creación del primer héroe cósmico y primer cómic de ciencia ficción: “Flash Gordon”. El primer número fue publicado en 1934 y el argumento se desarrollaba en un planeta llamado Mongo.

Como Flash Gordon fue todo un éxito, en los años siguientes aparecieron otros cómics de ciencia ficción:  “Superman”, “Batman”, “Green Lantern”, “Flash”, “Catwoman”, “Aquaman”, o “Wonder Woman”. De nuevo, por la época en la que nacieron (Segunda Guerra Mundial), algunos cómics se convierten en una clara propaganda proamericana, como es el caso de “El Capitán América”.

Cómics Marvel

También en esta época se crea una de las compañías más importantes en el mundo del cómic: Timely Cómics, que luego, en 1961, se convertiría en Marvel Comics, tras haber adquirido los derechos de explotación de personajes ya creados y el diseño de nuevos como “Hulk”, “Los Cuatro Fantásticos” o “X-Men”. A este periodo, más o menos entre 1943 y 1962 se lo considera la “Edad de Oro” del cómic americano.

El cómic americano al día de hoy

Comic Americano Actual

Por supuesto, tras la era dorada, en Estados Unidos se siguieron publicando cómics y distribuyendo por todo el mundo. Lo que ocurre es que desde los años 70 aparecen nuevos cómics en Europa y ya en los 80, la otra gran corriente del cómic mundial que rivaliza con la producción norteamericana: el Manga.

En cualquier caso, el cómic norteamericano sigue vivo a través de dos grandes editoriales: Marvel, que sigue contando con “X-Men”, “Patrulla-X”, “Iron Man”, “Hulk” o “Los Vengadores”, y la editorial Comics DC, con “Batman”, “Superman” o “Joker”.

Esas nuevas aventuras en forma de viñeta, de hecho, están haciendo que el cine norteamericano consiga grandes éxitos en el mundo del cine y al televisión a partir de cómics.

Opiniones

comentarios

Translate »