Revista hispanoamericana: artculos actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista hispanoamericana: artículos actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.



Manuel Ruiz Rico

Por Manuel Ruiz Rico, Addis Abeba

Hermanos de sangre: la guerra que no cesa

CRÓNICAS


Apenas nueve meses de independencia, proclamada el 9 de julio de 2011, y a Sudán del Sur se le agolpan los problemas. En realidad, siempre estuvieron ahí, pero encubiertos quizás bajo el inmenso reto nacional de la independencia de Khartoum. Los fastos por el 9 de julio se han quedado en recuerdos para las fotografías que nada tendrían que ver con el futuro inmediato que le aguardaba al país.

A la carencia generalizada de infraestructuras (apenas hay escuelas, hospitales, unos pocos kilómetros de carreteras asfaltadas…), se le suman los conflictos entre tribus, los problemas sanitarios (Sudán del Sur es zona endógena de malaria y leishmanasis, que causan no pocas muertes), la guerra con Sudán en las zonas fronterizas ante la falta de acuerdo para delimitar las fronteras, el futuro de la región petrolera de Abyei (tradicionalmente adscrita al sur pero que tendrá que decidir su vinculación en un referéndum para el que aún no hay fecha, ni se la espera…), los obstáculos que pone el gobierno de Khartoum para que Sudán del Sur pueda exportar su petróleo a través de los oleoductos del norte del país (el sur tiene el petróleo; el norte, la infraestructura para poner el recurso en circulación)… En definitiva, un panorama desolador que convierten a Sudán del Sur en uno de los países más pobres del mundo y con un futuro nada alentador para sus habitantes.

Uno de los asuntos que recientemente ha recibido un poco de luz ha sido el de la frontera. Tras una semana de diálogos en Addis Abeba, el 13 de marzo Sudán y Sudán del Sur firmaron un acuerdo que consiste en que un comité demarcará la línea fronteriza entre ambos. A finales de ese mes o principios de abril, se daría el primer paso: la creación de una comisión conjunta encargada del proceso de demarcación. Al menos, de momento, las aguas están estabilizadas.

Sin embargo, los bombardeos y las batallas en zonas fronterizas han causado miles de refugiados, muchos de los cuales han tenido que huir a Etiopía. No son los únicos ciudadanos de Sudán del Sur que lo han hecho. Más de 15.000 personas de la tribu de los Nuer han huido al país vecino por un conflicto de recursos naturales con los Murle que ha causado ya cientos de muertos y más de 130.000 desplazados internos en Sudán del Sur, según los datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Presentaci�n p�blica del proyecto de la ciudad de Ramciel. Fuente foto: Manuel Ruiz Rico

Presentación pública del proyecto de la ciudad de Ramciel. Fuente foto: Manuel Ruiz Rico.

El gobierno del país anunció el 19 de marzo que los Nuer estaban en disposición de entregar sus armas a las autoridades, pero no está claro que este conflicto, de gran calado, se vaya a resolver así de pronto y con este mero anuncio.

Ante este panorama, descuella un proyecto insólito para un país de este calibre. La construcción de una nueva capital que sustituiría a la actual Juba, establecida hace casi un siglo por la administración colonial británica.

El gobierno de Sudán del Sur prefiere una ubicación más céntrica que la de Juba, que está escorada hacia Etiopía, y ha elegido a la población de Ramciel, de unos pocos miles de habitantes, como su futura capital.

Para ello, está diseñando un plan urbanístico y arquitectónico de lo que se sería la ciudad, un proyecto al estilo de lo que hizo Brasil con Brasilia, fundada el 21 de abril de 1960 y actualmente con más de 2,5 millones de habitantes. La situación de Ramciel coincide con el centro geográfica del país y esto hace que el gobierno la considere idónea en cuestión de “infraestructura para instalar instituciones públicas, inversiones así como la ubicación de misiones diplomáticas”, según asegura el gobierno en la página web dedicada al proyecto: www.ramcielconstruction.com.

22 de marzo de 2012.

Firma Manuel