Revista hispanoamericana: artculos actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista hispanoamericana: artículos actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.



s

Manuel Ruiz Rico

Por Manuel Ruiz Rico, Addis Abeba

El largo y sangriento camino hacia la independencia de Sudán del Sur

CRÓNICAS


 

Cuando el 14 de julio de 2011, la ONU aceptó a Sudán del Sur como país 193º del mundo, el 54º país de África ponía su primera piedra desde la que mirar hacia el futuro y dejaba atrás casi 40 años de guerra civil y dos millones y medio de muertos, unas de las cifras más sanguinarias desde la Segunda Guerra Mundial. El reconocimiento internacional había llegado después de una sucesión vertiginosa de fechas históricas para el país: la declaración de su independencia oficial de Sudán el 9 de julio, la aplastante victoria (98,83%) anunciada el 7 de febrero del sí a la independencia en el histórico y largamente anhelado referéndum que celebró el país nada más comenzar 2011, entre el 9 y el 15 de enero.

Pero el verdadero inicio de la historia reciente de Sudán del Sur hunde sus raíces en el colonialismo y encuentra una fecha decisiva el 1 de enero de 1956. Ese día, Reino Unido y Egipto proclaman la independencia del Sudán unificado, es decir, la fusión del Sudán británico, al sur, y del egipcio, al norte, si bien, años antes el primer país había rechazado esta opción, que quedó aprobada en la Conferencia de Juba de 1953.

He aquí el primer signo de la división de dos partes obligadas a convivir bajo el mismo país: el norte, musulmán de religión y árabe de raza; el sur, negros de raza y cristianos o animistas de religión. En la África de etnias, una diferencia insalvable y más si la acción de la comunidad internacional siempre fue propensa a privilegiar y desarrollar al norte, a pesar de que en el sur estaba la mayoría de los recursos del país, sobre todo el petróleo.

El desequilibrio norte-sur comenzó enseguida en un país que nació lastrado por la desigualdad. Las guerrillas pro sur habían comenzado ya en 1955 y la independencia del país no mejoró las cosas. Comenzaba así la Primera Guerra Civil Sudanesa (cuya fecha de inicio, de hecho, se considera 1955).

El gobierno de Jartum, siempre musulmán, no favorecía en nada al sur y le negaba las pretensiones de éste territorio a convertirse en una región autónoma. No ayudaba en nada a la situación la inestabilidad de los gobiernos del norte. Uno de ellos fue el golpe militar del coronel Numeiri el 25 de mayo de 1969, quien se nombra primer ministro y toma una decisión que lleva la guerra civil a su punto más álgido: ilegaliza los partidos políticos, por lo que al Sur sólo le queda la única voz de las armas.

A finales de los 60, el ex teniente del ejército sudanés, Joseph Lagu, unificó las bandas de guerrillas y funda el SPLM (en inglés, el Sudan's People Liberation Movement ), donde también estaba otro militar llamado a ser decisivo para la historia futura de Sudán del Sur, John Garang.

Este era el mapa político-militar de ambas partes cuando se llegó a 1972, el año en que finaliza la guerra civil en la firma del acuerdo de Addis Abeba, en el que Numeiri se comprometía a declarar al Sur como región administrativa con autonomía propia dentro de un Sudán federal. El acuerdo puso fin a la Primera Guerra Civil Sudanesa, que se saldó con medio millón de muerto y cientos de miles de desplazados y exiliados.

Sin embargo, Numeiri no tardó en atentar contra el acuerdo: impuso la Sharia y disolvió el gobierno del Sur, lo que desató la Segunda Guerra Civil Sudanesa. En el norte, Numeiri es derrocado en un golpe de Estado en 1985 mientras se encontraba de visita por Estados Unidos. Su sustituto, Al-Mahdi, también es derrocado poco después, en otro golpe de Estado llevado a cabo en 1989 por Al-Bashir, el actual presidente de Sudán y el hombre quien, finalmente, en 2005, firmaría la paz junto a John Garang, líder del SPLA (en inglés, Sudan's People Libertation Army , el hijo del anterior SPLM) y de su brazo político, el SSLM ( South Sudan Liberation Movement ).

La paz llegó en Kenia, en los acuerdos de Naivasha, el 9 de enero de 2005, que estableció todo lo que ha ocurrido después: autonomía para el Sur, la elaboración de una constitución propia y una fecha para el referéndum de independencia, que quedaría fijada para enero de 2011.

Para entonces, la Segunda Guerra Civil Sudanesa se había cobrado casi dos millones de muertos, una de las cifras más altas desde la Segunda Guerra Mundial. John Garang, sin embargo, moriría en un accidente aéreo en julio de 2005. Sería su entonces vicepresidente, el actual presidente de Sudán del Sur, Salva Miir Mayardit, quien, finalmente, viera nacer a su país, a su tierra, para la Historia.

20 de febrero de 2012.

Firma Manuel