Revista hispanoamericana: artculos actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista hispanoamericana: artículos actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.



PRIMERA ENTREGA: HISTORIA DE YIBUTI

SEGUNDA ENTREGA: LA PUERTA DE ENTRADA A ÁFRICA POR EL ESTE

TERCERA ENTREGA: LA ATALATA MUNDIAL CONTRA LA PIRATERÍA

Segunda entrega

LA PUERTA DE ENTRADA A ÁFRICA POR EL ESTE

Por Manuel Ruiz Rico, Addis Abeba

Si hubiera que resumir la economía de Yibuti en unas cuantas palabras, bastaría con decir sólo dos: su puerto. La privilegiada situación del país ha hecho de éste el pilar principal de la economía yibutiana. Después vendrían el sector servicios (bancos, telecomunicaciones, aeropuerto, hoteles.), cuyo perfil no es otro que atender a la población extranjera, otra de las fuentes de ingresos fundamentales de un país en el que, sólo Francia, mantiene a 3.000 militares de forma perenne (en un país que no llega a los 800.000 habitantes.). Estados Unidos, además, tiene en el país una de sus mayores embajadas en África que, a la postre, es uno de los grandes empleadores del país. Este tríodo (puerto, servicios y dinero e inversiones directas procedentes del extranjero) supone el 80% de los ingresos del país.

Con todo, es cierto que, según las cifras del Fondo Monetario Internacional, el porcentaje de paro en Yibuti en un 50% y que la pobreza alcanza al 70% de sus habitantes. Sin embargo, que en un país que es pleno desierto haya un sector económico pujante es casi un milagro.

Un dato explica la situación de privilegio que vive el país: el 60% del tráfico de barcos comerciales del mundo transita por sus aguas del Mar Rojo, según el informe económico sobre el país del Departamento de Estado de Estados Unidos. De modo que la apuesta por el puerto no es más que una consecuencia lógica.

Debido a su situación geográfica en el Cuerno de África y a unos 200 kilómetros de separación de la Península Arábiga, las tierras que hoy son Yibuti forman parte de las rutas entre el Este y el Oeste desde hace, al menos, 3.500 años. En la zona han comerciado fenicios, egipcios, griegos, árabes, romanos, bizantinos.

El primer punto de inflexión para su economía llegó con la apertura del Canal de Suez en 1869. Sin embargo, tan decisivo como esto fue la construcción de cuatro muelles profundos y el drenaje de los accesos al puerto llevado a cabo entre 1948 y 1957, que permitió la entrada de barcos de enorme tamaño. De hecho, en 1952, la compañía francesa Pétroles de Somalie (hoy Total SA) introdujo en el puerto su primer petrolero.

Yibuti, consciente de esto, es una de las económicas menos restrictivas de África y está declarada zona de libre comercio, con lo que eso significa para el interés del capital extranjero. No en vano, según el Departamento de Estado norteamericano, "desde 2001 el país es un imán para atraer inversiones del sector privado y, de hecho, atrae flujos de inversión directa que ascienden a los 200 millones de dólares al año" (una cifra que cabría, para demostrar la magnitud del monto, a 250 dólares por yibutí.).

En junio de 2000 llegó la tercera fecha clave del puerto: la firma Dubai Ports International (propiedad, en su mayoría, de Dubai World) comenzó a operarlo con una concesión a 20 años. Para entonces, "Yibuti ya tenía el 100% del tráfico marítimo de Etiopía y era el puerto mejor ubicado para los países del Comersa (Common Market for Eastern and Southern Africa).

El capital de Dubai iba a apostar por Yibuti y entre 2006 y 2009 se construyó (con una inversión de 300 millones de dólares) una nueva terminal, la de Duraleh, de 30 hectáreas, que se sumaron a las 80 que ya tenía el puerto entonces. Las 110 resultantes han hecho de Yibuti un puerto de mayor envergadura que el de Southampton, en Inglaterra (y uno de los mayores del país), o el de Le Havre, en Francia (el segundo mayor del país), y, por supuesto, infinitamente mayor que otros al Este de África, como el de Maputo, en Mozambique, de. 13 hectáreas. Al nuevo puerto de Yibuti pueden entrar ya buques de 180.000 toneladas. La primacía, por lo tanto, es absoluta.

El empresario yibutí Abdourahman Boreh, implicado en la construcción de esta nueva terminal, declaró entonces que "Yibuti es una ciudad puerto. La ciudad nació del puerto y no al revés. Con la expansión del mismo se desarrollará la zona de libre comercio, el turismo, los servicios, el aeropuerto. y entonces tendremos más casa y escuelas para quienes viven en la ciudad".

7 de junio de 2012

Manuel Ru?z Rico