Revista hispanoamericana: artÝculos actualidad, cultura, ciencias, ecologÝa y Derechos Humanos.

Revista hispanoamericana: artículos actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.



ADQUIRIR LIBRO IMPRESO

Libro el Genocidio de Ruanda

ADQUIRIR LIBRO VERSIÓN KINDLE PARA MÓVIL, TABLET Y ORDENADOR

Libro Genocidio de Ruanda Versi´┐Żn Kindle

 
Cap´┐Żtulos del libro:

1. Introducci´┐Żn - Historia de Ruanda.
2. La Guerra de Ruanda de 1990 A 1994.
3. Preparaci´┐Żn del Genocidio.
4. Misi´┐Żn UNAMIR y los meses anteriores al genocidio.
5. Asesinato del Presidente Habyarimana.
6. El genocidio.
7. Reacciones internacionales ante el genocidio.
8. Los refugiados.
9. ¿Qu´┐Ż ocurri´┐Ż con los Twa durante el genocidio?
10. El General Romeo Dallaire.
11. Tribunal Penal Internacional de Ruanda.
12. La visi´┐Żn africana del genocidio.
13. Notas finales.
14. Bibliograf´┐Ża.

 

Reacciones internacionales ante el Genocidio

´┐ŻQu´┐Ż hicieron los gobiernos internacionales durante el Genocidio?

Francia

Autor del art´┐Żculo: Jes´┐Żs Sordo Medina

Jes´┐Żs Sordo
Autor del art´┐Żculo

Mientras ocurr´┐Ża la tragedia, el mundo entero parec´┐Ża ajeno a la barbarie y no intervino para parar el tr´┐Żgico conflicto. En el caso de Francia, y esto puede ser extensivo a B´┐Żlgica y a Alemania, todos con importantes intereses en la zona desde el siglo XIX, el comportamiento no fue del todo solidario. Seg´┐Żn nos cuenta el General Romeo Dallaire, la actitud de estos tres pa´┐Żses antes, durante y despu´┐Żs del conflicto, fue dudosamente honrada:

Sol Alameda: "Pero si no les interesaba, ¿por qu´┐Ż los franceses imped´┐Żan que ganaran la guerra los tutsis?

Los franceses se mueven en la zona por la llamada francophonie, por el orgullo de controlar. E invariablemente ayudan a los hutus. Enseguida comprob´┐Ż asombrado que tanto franceses como belgas y alemanes ten´┐Żan all´┐Ż consejeros a docenas. Ellos s´┐Ż sab´┐Żan lo que pasaba, pero ninguno proporcionaba a la ONU, es decir, a m´┐Ż, su representante, la informaci´┐Żn que pose´┐Żan. Y al mismo tiempo, esos pa´┐Żses que estaban en el Consejo de Seguridad tampoco dejaban a la ONU, a m´┐Ż, montar mi propia unidad de informaci´┐Żn, porque, dec´┐Żan, el mandato no contemplaba eso. Incluso cuando tuve constancia de que se pasaban armas de contrabando a trav´┐Żs de la frontera de Uganda y ped´┐Ż permiso para buscarlas, me contestaron que no." (14)

Mientras ocurr´┐Ża la tragedia, el mundo entero parec´┐Ża ajeno a la barbarie y no intervino para parar el tr´┐Żgico conflicto.”

A pesar de todo Francia se encarg´┐Ż, a trav´┐Żs en la Operaci´┐Żn Turquesa, de pacificar parte del territorio. El pa´┐Żs galo (15), con 2,500 soldados provenientes de sus bases en ´┐Żfrica, garantiz´┐Ż la seguridad en la parte suroeste del pa´┐Żs y la llegada de la ayuda internacional. Todo hasta que la misi´┐Żn UNAMIR lograra reunir a los 5,500 soldados necesarios para hacerse cargo de la situaci´┐Żn. De este modo, Francia se erigi´┐Ż con el mando del discurso de la solidaridad. Sin embargo, las cr´┐Żticas no se hicieron esperar. Seg´┐Żn Victoria Brittain, Francia hab´┐Ża prestado apoyo militar y log´┐Żstico al gobierno del asesinado Habyarimana desde hac´┐Ża años, lo que defini´┐Ż las intenciones del ejercito galo como sospechosas. Seg´┐Żn el estudio de Joan Casòliva y Joan Carrero (16) Francia hab´┐Ża permanecido al lado de Habyarimana hasta la firma de los Acuerdos de Arusha. Apoy´┐Ż al gobierno hutu con armamento para evitar la invasi´┐Żn del FPR y otras incursiones de los tutsis. Finalmente, se retir´┐Ż del pa´┐Żs con la llegada de los primeros soldados de la MINUAR (UNOMUR), en noviembre de 1993 y no volv´┐Żo hasta junio de 1994 con la Operaci´┐Żn Turquesa, a petici´┐Żn de las Naciones Unidas y con estrictas condiciones de no apoyar al gobierno radical hutu.
Por otro lado, el ej´┐Żrcito franc´┐Żs permiti´┐Ż que miembros de las milicias hutus y responsables de las primeras matanzas se refugiaran en "zonas seguras" fonterizas evitando as´┐Ż caer en manos del FPR y permitiendo que controlaran la gesti´┐Żn de la ayuda humanitaria.
Esto nos lleva a pensar que Francia aplic´┐Ż una radical "realpolitik" en la zona para no perder su capacidad de influencia en competencia con B´┐Żlgica y otros pa´┐Żses.

Estados Unidos

Ninguno de sus principales gobernantes, durante el tiempo que dur´┐Ż el genocidio, us´┐Ż esta palabra para definir lo que estaba ocurriendo en el pa´┐Żs centroafricano. El haberlo admitido les hubiera obligado a intervernir en el conflicto. En su lugar, utilizaron la definici´┐Żn "actos de genocidio" para describir la situaci´┐Żn. Pero lo m´┐Żs importante y que m´┐Żs influencia tuvo en el seno de las Naciones Unidas y por lo que no se actu´┐Ż antes, fueron las continuas discrepacias que Estados Unidos sostuvo con el por aquel entonces Secretario General de la ONU, Boutros Ghali. Las decisiones de ´┐Żste, en varias ocasiones, chocaron de frente con las intenciones del gobierno norteamericano.
Otro aspecto importante para comprender mejor la actitud de los Estados Unidos frente al genocidio ruand´┐Żs y seg´┐Żn argumentan Joan Casòliva y Joan Carrero fue el inter´┐Żs de los norteamericanos por influir en la zona. El mismo secretario de comercio de Estados Unidos, ya a principios de 1996, expres´┐Ż las intenciones de Norteam´┐Żrica en relacci´┐Żn a ´┐Żfrica: "La era del dominio econ´┐Żmico y de la hegemon´┐Ża comercial de Europa sobre ´┐Żfrica ha terminado. ´┐Żfrica nos interesa". (17)
Aunque estas declaraciones fueron hechas en 1996, hay hechos que claramente demuestran un inter´┐Żs por la zona desde antes incluso de 1994. Siguiendo la argumentaci´┐Żn de Joan Casòliva y Joan Carrero, expondremos aqu´┐Ż algunos de ellos.

1. Durante la guerra de Ruanda, entre 1990 y 1994, soldados del FPR que atacaron el norte del pa´┐Żs desde el vecino Uganda, hab´┐Żan adquirido formaci´┐Żn militar en los Estados Unidos a trav´┐Żs del programa IMET, lo que coloca al pa´┐Żs norteamericano del lado de la poblaci´┐Żn tutsi y de Uganda.

2. Años antes, entre 1989 y 1992. Uganda recibi´┐Ż una ayuda de 183 millones de d´┐Żlares, la misma cantidad que durante los 27 años anteriores. Adem´┐Żs, si consideramos que por aquel entonces, Estados Unidos era el principal proveedor de armas de Uganda, podemos concluir que la intenci´┐Żn principal del gobierno americano era la de aumentar el poder e influencia de Uganda sobre otros pa´┐Żses del entorno y conseguir as´┐Ż tener controlada la zona de los grandes lagos.
3. La misi´┐Żn de las Naciones Unidas MONOUR (o UNOMUR), que pretend´┐Ża controlar la frontera entre Uganda y Ruanda para evitar m´┐Żs conflictos como los que se hab´┐Żan dado durante los ´┐Żltimos años por las incursiones del FPR en Ruanda, se vi´┐Ż entorpecida por Estados Unidos y Gran Bretaña, con el pretexto de que faltaban pruebas objetivas que verificaran esas agresiones, incluso cuando fueron los responsables de la MONOUR los que informaron al Cuartel General de las Naciones Unidas de que Uganda les imped´┐Ża realizar su trabajo y hab´┐Ża adoptado un comportamiento radical.
4. La misi´┐Żn UNAMIR o MINUAR, liderada por el General Dallaire, y creada para cuidar del cumplimiento de los acuerdos de Arusha (Tanzania) fue durante cuatros meses bloqueada por norteamericanos y brit´┐Żnicos. Este retraso provoc´┐Ż tensiones entre las partes ya enfrentadas: FPR y gobierno de Habyarimana.
5. La primera embajada en abandonar Ruanda fue la embajada norteamericana (7 de abril de 1994) y durante el Genocidio puso todo tipo de impedimentos a las Naciones Unidas para poder actuar de forma decidida y en´┐Żrgica y poder as´┐Ż parar el conflicto.
6. Pasados dos años de la masacre, el 15 de noviembre de 1996, Estados Unidos bloque´┐Ż la adopci´┐Żn y la aplicaci´┐Żn de la resoluci´┐Żn 1080, por la que el Consejo de Seguridad aprobar´┐Ża el despliegue de una fuerza multinacional de protecci´┐Żn de los refugiados y poblaci´┐Żn civil amenzada en el este del exZaire y que estaban siendo masacrados por los militares ruandeses.
7. El congresista norteamerino Johnston, abog´┐Ż por el retorno de los refugiados a Ruanda. Considerando que la gran mayor´┐Ża de los refugiados eran hutus y dada la situaci´┐Żn del pa´┐Żs en aquel momento, era como enviarlos al matadero. "Dejad de alimentarlos, trasladad vuestros dispositivos de ayuda alimentaria al interior de las fronteras, intentad que los ej´┐Żrcitos ruand´┐Żs y tanzano impongan la disciplina, y que una fuerza de seguridad escolte personalmente a los refugiados, los haga cruzar la frontera, y los conduzca a los centros de distribuci´┐Żn de alimentos".(18)
8. Seg´┐Żn las declaraciones del embajador norteamericano en Kigali (21 de enero de 1997), el hecho de haber bloqueado la resoluci´┐Żn 1080 y abogar por la vuelta de los refugiados (de mayor´┐Ża hutu) sin protecci´┐Żn se deb´┐Ża a que se consideraba a estos refugiados (en el exZaire) asesinos y culpables del Genocidio. "Las agencias humanitarias deben marcharse del este del Zaire y dejar de alimentar a unos asesinos. Estos se desparramar´┐Żn en medio de la naturaleza buscando alguna cosa para comer, y dejar´┐Żn libres a los rehenes. Si no actuamos as´┐Ż, salvaremos los niños de Tingi-Tingi, pero ser´┐Ż perjudicando a los niños que ser´┐Żn asesinados o se convertir´┐Żn en hu´┐Żrfanos en el interior de Rwanda." (19)
10. Por ´┐Żltimo, cuando se le pregunt´┐Ż a un miembro de la administraci´┐Żn Clinton por la asistencia masiva de Estados Unidos al gobierno ruand´┐Żs, este respondi´┐Ż que " era necesario establecer un r´┐Żgimen militar muy potente en la regi´┐Żn de los Grandes Lagos para imponer soluciones militares a los conflictos".

Las compañ´┐Żas mineras

Es sabido que el subsuelo del Congo contiene yacimientos de cobre, cobalto, zinc, plata, diamantes, uranio, cadmio y otros metales raros, pero sobre todo concentraciones de oro en cantidades excepcionales. Este hecho puede ser un elemento importante a la hora de observar las distintas actitudes de los pa´┐Żses que tradicionalmente han dominado la zona desde la ´┐Żpoca conlonial. Las grandes concentraciones de oro (18 kg./oro fino por tonelada) se convierten en un factor m´┐Żs para comprender el insolidario comportamiento de algunos pa´┐Żses occidentales, que podr´┐Żan haber priorizado su compentencia por controlar los ingentes recursos naturales de la zona a las vidas humanas.

ADQUIRIR LIBRO IMPRESO

Libro el Genocidio de Ruanda

ADQUIRIR LIBRO VERSIÓN KINDLE PARA MÓVIL, TABLET Y ORDENADOR

Libro Genocidio de Ruanda Versi´┐Żn Kindle



(14) SOL ALAMEDA, RUANDA: Un GENERAL ante 800.000 MUERTOS - Rom´┐Żo Dallaire.
(15) Guiomar del Ser, Ruanda: Genocidio planificado, inhibici´┐Żn internacional , , Mariano Aguirre (ed), Ruptura de Hegemon´┐Żas. La fragmentaci´┐Żn del poder en el mundo, Icaria, Barcelona, 1995.
(16) JOAN CASÒLIVA Y JOAN CARRERO, El ´┐Żfrica de los Grandes Lagos: Diez años de sufrimiento, destrucci´┐Żn y muerte.
(17) JOAN CASÒLIVA Y JOAN CARRERO, El ´┐Żfrica de los Grandes Lagos: Diez años de sufrimiento, destrucci´┐Żn y muerte.
(18) JOAN CASÒLIVA Y JOAN CARRERO, El ´┐Żfrica de los Grandes Lagos: Diez años de sufrimiento, destrucci´┐Żn y muerte.
(19) JOAN CASÒLIVA Y JOAN CARRERO, El ´┐Żfrica de los Grandes Lagos: Diez años de sufrimiento, destrucci´┐Żn y muerte.

 

Rwanda. El Genocidio