Qué es la fiebre y sus causas

  • Cefaleas o dolor en las sienes por contracturas y contracciones musculares.
  • Migrañas o dolor en la frente (pinchazos) que pueden durar entre unas horas y varios días.
  • Resaca. Dolor de cabeza por el efecto del alcohol que produce deshidratación y que los vasos sanguíneos se dilaten.

Dicho hecho, centrémonos en qué es la fiebre y cómo se manifiesta en el cuerpo.

Qué es la fiebre y causas

Cuando la temperatura corporal sube de los 37º o 37.5º, comienzan los síntomas de la fiebre. Esta se manifiesta principalmente con dolor de cabeza, además de dolor muscular provocado por una gripe.

La fiebre puede ser provocada por agentes externos o internos.

  • Externos. La exposición al sol sin protección y de forma continúa en épocas veraniegas puede producir, entre otros síntomas, subidas de hasta 40º de la temperatura corporal. También el esfuerzo excesivo puede producir fiebre en una afección llamada rabdomiólisis.
  • Internos. La mayoría de las infecciones (por bacterias, hongos o virus) producen síntomas de fiebre a consecuencia de la lucha del sistema inmunitario contra la infección, fiebre en este caso positiva ya que es un síntoma de que el cuerpo está evitando la propagación de esos patógenos. También la vacunación puede producir en algunas personas fiebre y una sensación similar a los síntomas de la fiebre. Otra de las causas de la aparición de la fiebre son los ataques de gota.

En cuantos a los niveles de fiebre, estos se dividen en cuatro fases:

  • La Febrícula. Es la fase en la que la temperatura corporal sube hasta 37.5º, si se toma la temperatura de forma axilar, o 38.5º si se hace de forma rectal.
  • Fiebre moderada. Cuando las mediciones anteriores suben a 38º y 39º respectivamente.
  • Fiebre alta. Cuando las mediciones suben a 39º y 40º.
  • Fiebre muy alta. Cuando se superan los 40º en ambos casos.

Cómo paliar la fiebre

La mejor recomendación para saber cómo combatir la fiebre es acudir al médico para conocer el origen de la fiebre, ya que para cada causa puede haber un medicamiento o tratamiento: no es lo mismo tratar la fiebre por un episodio de gota que por una gripe.

En cualquier caso, en casi todos los tratamientos está presente el analgésico, el cual puede ser de distintos tipos:

  • Analgésicos no esteroideos (AINE). Esencialmente, inihiben las enzimas que median para que aparezca el dolor. La marca Gelocatil (paracetamol) es uno de los medicamentos más utilizados en este escalón analgésico.
  • Analgésicos opiáceos. Menores y Mayores, con un efecto más potente que los anteriores y entre los que se encuentra la morfina.
  • Analgésicos por asociación. Medicamentos como los cortidoides que también producen inhibición del dolor aunque no sean considerados analgésicos por la OMS.

De los analgésicos anteriores hay que centrarse en lo no esteorideos por ser los más usados, especialmente para el tratamiento de afecciones como la gripe y otras infecciones. En el caso de la gripe, el tratamiento se centra en hidratarse mucho, sudar y descanso para que el cuerpo pueda eliminar el virus por sí mismo.

Además, y solo si la fiebre entra en la fase de fiebre moderada (a partir de 38º y 39º), se suele recetar paracetamoles como el Gelocatil, diseñado precisamente para combatir los síntomas de la gripe como el dolor muscular y de cabeza.

Terminar diciendo que la receta de medicamentos por parte de la sanidad privada y pública y para combatir la fiebre se ha reducido en muchos casos al analgésico, un medicamento poco invasivo, que deja pocos residuos en el cuerpo y muy eficaz.

Opiniones

comentarios