El pueblo de Marinaleda y su alcalde Juan Manuel Sánchez Gordillo
Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos


El pueblo de Marinaleda y su alcalde Juan Manuel Sánchez Gordillo

Homo homini sacra res | 2011-02-23


Marinaleda: una utopía hacia la paz¿Les dice algo el pueblo Marinaleda? ¿Y su alcalde Juan Manuel Sánchez Gordillo? Bien, este pueblo está en la provincia española de Sevilla y fue calificado por un medio estadounidense como la última isla comunista en Europa. Bien, tal vez es decir mucho y lo de la "isla comunista" pudiera cambiarse por una isla -de hecho lo es por los tiempos que corren- donde el paro no existe y todos los ciudadanos tienen acceso a la vivienda de forma más que asequible. Dos problemas para el resto del estado español.



El pueblo Marinaleda

El pueblo se encuentra en la provincia de Sevilla, Andalucía, a 108 kilómetros de la capital y cuenta con una población de 2.724 habitantes (2009). Su gentilicio es el de Marinaleño y su alcalde Juan Manuel Sánchez Gordillo, del Partido Izquierda Unida. Si este pequeño pueblo se ha convertido en noticia y ejemplo para otras poblaciones ha sido por su sistema de organización social anticapitalista y democrático que ha llevado a conseguir unas cifras económico-sociales y humanas inéditas y utópicas en estos días.

Salto a los noticieros cuando se hizo público el hecho de que por 15 euros al mes y aportando su propio trabajo cualquier vecino de Marinaleda podía tener una casa de 90 metros cuadrados con 100 de patio, lo que convirtió, junto a otras iniciativas, a este pueblo en un ejemplo a seguir o al menos, a tener en cuenta.

Su alcalde Juan Manuel Sánchez Gordillo, lleva desde hace años trabajando por un sociedad donde la persona sea el centro de la economía. Para ello, de forma pragmática y eficaz, ha llevado una serie de medias socio-economicas y culturales que han convertido a Marinaleda en un auténtico modelo social. Desglosamos sus propuestas, medidas y sus logros:

Vivienda

Se debe partir de considerar de forma real -y actuar en consecuencia- la vivienda como una derecho de las personas y no como objeto de especulación. Esta premisa lleva al Ayuntamiento a elaborar un programa en el que se construyen viviendas de 90 m2, tres habitaciones y patio de 100 m2. El Ayuntamiento aporta materiales y trabajadores y el futuro inquilino su trabajo en la contrucción de la casa y una cantidad de 15 euros mensuales cuando empiece a habitarla. Muchos pueden pensar aqui que no hay negocio...y es así, el Ayuntamiento no saca beneficios de esta actividad solo cubre gastos. Sin embargo, lo importante es que proporciona una vivienda de calidad a sus vecinos, como estipula por otro lado la Constitución Española.

También es imporante el hecho de que la guardería es aún más barata y que el cuidado de mayores lo realizan voluntarios.

Trabajo

La actividad de construcción de viviendas proporciona trabajo a mucho vecinos del pueblo, sin embargo es su regimen cooperativista en el trabajo de la tierra el que asegura el pleno empleo. Es este pueblo se cumple aquel principio de izquierdas de "la tierra para quien la trabaja" y con el tiempo se ha creado una importante agroindustria local en regimen de cooperativa que genera empleo y beneficios a la comunidad, no sin esfuerzo en contra de los que formentaban y fomentan la especulación de la tierra y dominio de las mismas por terratenientes.

Democracia real

El gobierno del pueblo es controlado por la Asamblea comunal que se convierte en el mayor órgano de decisión, incluso por encima del Ayuntamiento en las cuestiones más imporantes y de carácter económico. En estas asambleas todos los problemas se ponen sobre la mesa para decirse de forma libre y participativa consiguiendo una regulación de los asuntos de gobierno más constante y precisa. Incluso los cargos públicos elegidos en elecciones pueden ser revocados en estas asambleas y en cualquier momento. Esto concede a la política un aspecto ético que carece en la democracia formal de la mayoría de los países.

Respeto a la naturaleza

Al trabajo social, económico, agrario y urbanístico se le ha aplica una conciencia de respeto a la naturaleza y conciliar así el desarrollo de la comunidad con el respeto al medio ambiente.

Muchos pueden pensar que esta iniciativa no es aplicable al conjunto de la sociedad. Desde luego, requiere más complejidad, sin embargo, no es para nada inviable y los beneficios a la comunidad son indudables y comprobables. Hay quizá -un aspecto capital en una transformación social de este calado, y es la previa transformación ética. Al egoismo del sistema capitalista y los que los promocionan hay que responder con economía productiva y solidaridad; al pesimismo antropológico del neoliberal, se le debe responder con optimismo por trabajar para conseguir los derechos fundamentales; a la avaricia, al afan por acumular riqueza, le corresponde una actitud más cooperativa...en fin, esto último son reflexiones sobre la moral, y lo que hay que aplaudir es este ejemplo práctico y real de organización social alternativa al regimen actual capitalista.

Enlaces de interés

http://www.marinaleda.com/