Pueblos de España (II): fenicios o canaaneos en Ispnya

Índice de artículos sobre la historia de los Pueblos de España: Prehistoria | Fenicios o canaaneos en Ispnya | Los Celtas o Keltoi | Los Griegos | Los Cartagineses


El nombre de los Fenicios en la historia, como el de otros pueblos antiguos, aparece cuando los griegos le ponen nombre a aquellos que comercian con tintes color púrpura, palabra ésta última que en griego antiguo se escribía phoíniks (1). Además, este vocablo -púrpura en griego- derivó al latín en poenus o punicus, lo que evolucionaría al castellano en «púnico», el nombre que los romanos dieron a los Fenicios de la colonia de Cartago, fundada en el siglo IX a.C. Por lo tanto, cuando hablamos de fenicios o púnicos nos referimos tanto a los navegantes provenientes de las costas del Levante mediterráneo como a las del norte de África, en el actual Túnez.

Fenicia Canaan

Foto: Wikipedia

Sin embargo, el origen de este pueblo es anterior a los griegos y se remonta al III milenio a.C., época de la cual se conservan algunos yacimientos de poblados que utilizaban una lengua semítica. Sus habitantes se llamaban a sí mismos canaaneos (kenaʿani), ya que vivían en lo que en aquel entonces se denominaba Canaán, las tierras al norte de Israel y hoy, en su mayor parte, correspondientes al Líbano.

Con el paso de los milenios, aquel área se dividió en poderosas ciudades-estado como Sidón, Ugarit, Tiro o Biblos que, por su cercanía al mar y por la presión desde el este, especialmente de Asirios, se vieron obligados a desarrollar el arte de la navegación y el comercio. Entre los principales bienes con los que comerciaron se encontraban la madera de cedro, el vino (y la viticultura) y su tinte púrpura aplicada a la tela. Así, ya en el milenio II, primero Sidón y luego Tiro, empezaron a establecer colonias o puestos de intercambio comercial en la Creta minoica, el Egipto faraonico, Chipre, Sicilia y Córcega hasta llegar a las Columnas de Hércules -Herakles- o el actual estrecho de Gilbraltar y pasar al Océano Atlántico.

Qué aportaron a Ispnya

La llegada de los fenicios supuso para la Península Ibérica la entrada en el periodo histórico, debido a que trajeron consigo la escritura en forma alfabética, compuesta de 20 letras y, de nuevo, definida así por los griegos utilizando las dos primeras letras de la lengua de Platón: alpha y betha. Por lo tanto, nuestro alfabeto se deriva primero del fenicio, el cual fue adaptado por los griegos, posteriormente evolucionado por los romanos y finalmente, convirtiéndose al castellano actual a través de la lengua romance.

Así, la Edad de Bronce Tardía en lo que hoy es España y Portugal, se ubica entre el paso de la pre-historia a la historia y esa transición es debido a los fenicios.

Desde el punto de vista de la influencia racial del pueblo canaáneo sobre los nativos de la península, ésta no fue importante o comparable a la de otras civilizaciones como la romana, ya que los fenicios sólo establecieron colonias a modo de puestos comerciales sin mucho interés en ampliar su territorio. Pese a todo, su influencia cultural y socio-económica sí que fue importante.

La primera colonia que fundaron los fenicios en la península, si hacemos caso de los historiadores griegos y romanos Timeo y Veleyo Patérculo, fue Gadir (actual Cádiz) en el 1.106 a.C., 80 años tras la caída de Troya en el 1.186, a.C. (2) Otra fuente que alude a la fundación de Gadir por esas fechas es la Biblia (Reyes 10.22), donde se habla de unas «naves de Tarsis» que traían al rey Salomón (siglo XI a.C.), oro, plata y marfil cada tres años. Se entiende que Tarsis era Tartesos y que las naves pertenecían a los Fenicios. De hecho, los que aceptan esta teoría afirman que el pueblo de los Tartesos fue la evolución en un pueblo indígena anterior, culturizado por los fenicios. Sin embargo, estos datos históricos contradicen a los de tipo arqueológico, los cuales no encuentran rastros de habitación en la zona con referencia al pueblo de Canaán hasta el siglo VIII a.C. Algunos, para justificar este desfase hablan de un primer periodo de colonización, a finales del II milenio y otra de estabilización de las colonias fenicias ya en el siglo VIII a.C.

En cualquier caso, los fenicios fundaron varias poblaciones en el Mediterráneo y Atlántico ibérico sur, siendo Gadir la colonia más importante. Esta zona, -Huelva, Cádiz y Sevilla- por aquel entonces, y como comentábamos antes, ya estaba ocupada por el pueblo -o protopueblo- de los Tartesos y el área era rica en metales como plata y estaño, recursos que los Fenicios buscaban de forma prioritaria. A cambio, éstos y, posteriormente los Cartagineses, introdujeron elementos tecnológicos y comerciales propios de una civilización desarrollada. Además del alfabeto silábico, los fenicios nos dejaron el cultivo del olivo y la producción de aceite; la producción del vino y la viticultura; el torno de alfarero (3), que mejoró significativamente el desarrollo de la cerámica; el sarcófago para enterramientos, elementos que influyó en el ritual funerario (4); técnicas de pesca y por lo tanto de navegación, y lo más importantele dieron, por primera vez, nombre a la Península Ibérica, aporte que hoy ser convierte en la etimología primera del nombre de España. Aquella denominación fue ispnya, que aparece en una inscripción ugarítica, una de las ciudades estado vinculadas a la cultura fenicia situada al norte del Canaán.

En cuanto al significado de este términoispnyahay varias teorías. Una de ellas relaciona el nombre de ispnya a la definición «tierra de conejos», al asumir que la palabra semítica spn, significa conejo. Sin embargo, los detractores de esta teoría aluden que si estos animales sólo existían en la Península Ibérica, como así afirman los antiguos romanos y griegos, ¿cómo podría existir un término semítico para este animal si no se conocía este mamífero? Así, una segunda teoría (5), traduce el término semítico-fenicio de ispnya como «tierra del norte», aludiendo al hecho de que los fenicios se instalaron primero en lo que hoy es el norte de Marruecos -Tánger o Tangis– y luego se dirigieron a ispnya, tierra situada al norte de África.

No obstante, existen otras teorías que proponen traducciones como «tierras de metales», por la riqueza de estos productos en el área Tartesia. En espera de nuevas investigaciones que han de venir, el término ispnya, que también utilizaban los cartagineses o púnicos -pueblo de origen Fenicio-, fue latinizado por los romanos para convertirse en Hispania, de lo que se deriva España.

Por último, como curiosidad, hay algunos que atribuyen a los Fenicios la llegada a Ispnya de un tipo oriental de arte que pudiera ser considerado el origen lejano del Flamenco (6). Obviamente, no hablamos exactamente del estilo de danza actual, que más bien ha sido desarrollado por la población gitana desde más o menos el siglo XVII, sino una forma de arte con unas características parecidas dadas las similitudes del flamenco con otros bailes antiguos norteafricanos y del Levante oriental.

Notas

(1) RAQUEL LÓPEZ MELERO, Breve Historia del Mundo Antiguo, Ed. Univ. Ramón Areces, Madrid, 2011, pp 179.

(2) http://www.academia.edu/1164268/Sidon_en_Occidente._El_Castillo_de_Dona_Blanca_Asido_y_Gadir

(3) http://institucional.us.es/revistas/spal/21/art_1.pdf

(4) Martín Almagro Gorbea, Mariano Torres Ortiz,F. Javier Jiménez Avila, La escultura fenicia en HispaniaReal Academia de la Historia, pp 45.

(5) http://www.academia.edu/1164268/Sidon_en_Occidente._El_Castillo_de_Dona_Blanca_Asido_y_Gadir

(6) http://www.cervantes.es/imagenes/File/cidic/2.%20Una%20evolucin%20con%20arte.pdf

Opiniones

comentarios

Jesús Sordo Medina

Programador informático, redactor web y escritor.

Translate »