Qué es la formación bonificada y cómo acceder a ella

Desde hace algunos años, venimos escuchando el concepto de «Formación bonificada», el cual asociamos a un tipo de formación gratuita o financiada por el estado. Sin embargo, existen muchas dudas al respecto por parte de trabajadores e, incluso, dentro del mundo de la empresa, sobre si este tipo de formación es gratuita; si también están incluidos los autónomos o cuántos trabajadores pueden acceder a este tipo de formación. Para resolver estas y otra serie de preguntas, hemos entrevistado al Asesor en Formación José Antonio Fernández Hernández al que le hemos realizado algunas de las preguntas y cuestiones más comunes en relación a este asunto:


– Homo homini sacra res: Buenas tardes y gracias por tu tiempo. Lo primero de todo que quiero preguntarte es: ¿qué es la Formación Bonificada?

– José Antonio: La formación bonificada es formación dirigida a trabajadores en régimen general. El coste de dicha formación se bonifica a través del pago de los seguros sociales.

Con el siguiente ejemplo creo que quedará más claro:

Supongamos que tengo un bar con un empleado, el cual realiza un curso de inglés para mejorar la atención a los clientes. Dicho curso le ha supuesto a la empresa 390 € por ejemplo. Pues bien, esos 390 € me los podré reducir en el pago de los seguros sociales de mi empleado una vez finalice el curso.

Es decir, si yo pago por mi empleado 410 € de seguros sociales al mes, una vez el trabajador finalice el curso de Inglés, pagaré en los siguientes seguros sociales únicamente 20 €. La diferencia, 390 € es la bonificación que me hace la seguridad social por el importe del curso de Inglés. Con lo cual el coste para mi empresa ha sido cero y tengo a mi trabajador formado.

– HHSR: Dices que «pagaré en los siguientes seguros sociales únicamente 20 €». Entiendo que la bonificación o descuento en los seguros sociales que el empleador paga por su empleado se produce más de una vez ¿cuántas?

– José Antonio: El descuento que el empleador o gerente de la empresa tiene en este caso es de 420 €. Esta cantidad la adjudica la Fundación Tripartita en función del número de empleados como ya hemos explicado. Y en este caso al tener un trabajador le corresponden 420 € a bonificarse. Como se ha bonificado 390 € del curso de inglés, le quedarán todavía 30€ por bonificarse en los seguros sociales que el desee antes de finalizar el año. Estos 30 € se podrán bonificar únicamente y exclusivamente si se realiza más formación.

– HHSR: Siguiendo en el terreno práctico, ¿cómo solicito estas ayudas? ¿Hablo directamente con el estado o el gobierno de mi comunidad para solicitarlas?

– José Antonio: Existen diversas formas de aprovechar y gestionar la formación bonificada, pero, la que yo recomendaría es hacerlo a través de una empresa de formación, la cual le asesorará y facilitará todos los trámites para acceder a las bonificaciones.

– HHSR: Y sobre la financiación de estos cursos, nos has dicho que se financian a través de los seguros sociales. ¿Puedes especificar un poco más?

– José Antonio:  Vayamos por partes:

El coste de la formación bonificada tanto para la empresa como para el trabajador es cero.

La empresa será quien abone el coste de la formación, pero le será bonificado a través de los seguros sociales.

La financiación de dichos créditos proviene directamente de las cotizaciones a la seguridad social en las nóminas de los trabajadores. En conceptos de contingencias comunes y formación profesional.

Cualquier trabajador que compruebe su nómina (salvo algunas excepciones) podrá observar que tiene unos descuentos en concepto de contingencias comunes y de Formación Profesional. Pues bien, de estos descuentos mensuales provienen las bonificaciones.

Lamentablemente una inmensa mayoría de trabajadores desconoce estos conceptos.

– HHSR: Por lo tanto, todos los trabajadores de una empresa tienen derecho a una formación bonificada. ¿Puedo entonces proveer de formación bonificada a todos?

– José Antonio: Todos los trabajadores tienen derecho a recibir y utilizar la formación bonificada. El problema es que por regla general, en empresas de hasta 5 trabajadores el crédito no les llega para realizar todos los trabajadores formación en el mismo año. Lo lógico es que vayan turnándose en función de las necesidades de la empresa.

En función del número de trabajadores con el que cuente su empresa, le corresponderá más o menos crédito para formación.

Lo más normal es que en empresas de hasta 5 trabajadores se disponga de un crédito de 420 € por empresa y a partir de 6 trabajadores el importe será superior.

No obstante el crédito exacto lo facilitará la Fundación Tripartita.

Por otra parte, también he de añadir que se dan casos en los que la empresa tiene algún tipo de deudas con la seguridad social o Hacienda. En estos casos no pueden acceder a la formación bonificada hasta que la empresa esté al corriente de los pagos. Este requisito es indispensable para el acceso a las bonificaciones.

– HHSR: ¿Hay algún tipo de formación que la empresa deba proporcionar a sus empleados obligatoriamente?

– José Antonio:

Las empresas deben cumplir con leyes y requisitos que exige el estado. Pero, muchas veces por desconocimiento de los mismos, dejadez o porque simplemente no les «apetece», muchas de las empresas incumplen la ley.

Muchos de estos requisitos se pueden cumplir empleando la formación bonificada como herramienta para llegar al objetivo de cumplir con las obligaciones en las empresas.

A grandes rasgos te podría indicar que el 99% de las empresas con empleados tienen que cumplir con las materias de Prevención de Riesgos y Protección de Datos a un nivel u otro, independientemente del sector al que se dediquen. Y la empresa puede utilizar la formación bonificada para, mediante la formación de sus empleados, cumplir gran parte de los requisitos de estas materias.

Adentrándonos un poco mas en esta cuestión, por ejemplo en el sector de la hostelería, al margen de tener que cumplir con la Prevención de Riesgos y la Protección de datos, las cuales son obligatorias y comunes para todos los sectores, deberán cumplir también con otros requisitos como la manipulación de alimentos, la seguridad alimentaria (Sistema APPCC), etc… Y la formación bonificada también es una muy buena herramienta para formar a los empleados en estas materias.

HHSR: Y sobre los autónomos en régimen de empresarios individuales, ¿a qué formación bonificada pueden acceder?

– José Antonio: Los autónomos sin empleados no pueden acceder a la formación bonificada.

Tengo que hacer un pequeño matiz. Existen autónomos con nómina –los menos, pero existen–. Pues bien, si en su nómina figuran los descuentos de contingencias comunes y formación profesional, entonces podrán acceder a la Formación.

Se trata de un grupo muy reducido entre los autónomos, pero hay que dejar constancia de esto.

HHSR: Un última pregunta. Con todo esto de la supuesta corrupción en el tema de los «cursos de formación» ¿Qué futuro tiene la formación bonificada?

José Antonio: Lamentablemente hay un problema añadido a esto de la corrupción y que consideró aún más preocupante. El problema al que me refiero es que las empresas no utilicen sus créditos de formación.

Me explico, al margen de que existan estos corruptos y mangantes, si las empresas no utilizan las bonificaciones desaparecerán. Es decir, aún suponiendo que no hubiera corrupción alguna, si las empresas no utilizan estos créditos desaparecerán y se destinarán a otras materias. Y como estamos en España luego nos quejaremos de que las han retirado. Por eso recalco que el no utilizarla es mayor problema que la corrupción.

Ya sea por desconocimiento o por desconfianza, son más las empresas que no lo utilizan que las que sí lo hacen. Y doy un dato más que es cuanto menos curioso: las empresas que más lo utilizan son las grandes empresas con gran número de empleados y las que menos la utilizan son las PYMES. Es difícil encontrar una gran empresa que no utilice estos créditos, y digo yo que por algo será.

Desde aquí ánimo a cualquier pequeña empresa que no utiliza estos créditos a que lo hagan. Y aún diría más: si alguna empresa es capaz de ver algún solo «pero» o inconveniente en utilizar los créditos de los que dispone, ruego por favor que nos lo haga saber, ya que yo no conozco ninguno.

HHSR: José Antonio, creo que con esto último nos queda un poco más claro a todos qué es, para qué sirve y cómo se accede a la formación bonificada. Muchas gracias por tu tiempo.

– José Antonio: Gracias a vosotros.

 

Opiniones

comentarios

Translate »