Apoya a ACNUR, apoya a los refugiados

68 años de trabajo en muchos lugares donde no hay nadie más para devolver la dignidad y el bienestar a personas que han perdido su hogar de forma forzosa.

Hay situaciones catastróficas que no tienen nada que ver con la acción humana y que pueden provocar la aparición de refugiados en masa. Hablamos de catástrofes naturales como huracanes, terremotos o la combinación terrible de terremotos marinos y posteriores tsunamis.

Desafortunadamente, esta última forma de catástrofe se ha reflejado en el último terremoto acaecido en Indonesia, en la isla de Célebes, al este de la gran isla de Borneo. Por desgracia, como muchas situaciones anteriores de este tipo, los medios de información, cautos, en un principio informaron de decenas de víctimas, para luego, según las informaciones locales, las víctimas se empezaron a contar por cientos y los desaparecidos y heridos por miles, hasta que las cifras superan ya las decenas de miles de afectados y subiendo.

Tsunami Celebes Indonesia

Refugiados y ayuda humanitaria

Precisamente desde minuto 0 y en la “Zona 0” de la catástrofe, son organizaciones como ACNUR las que primero empiezan a trabajar para atender a los damnificados que, anteriormente locales, se convierten en desplazados al haber perdido todo y no poder volver a sus casas. Desde ese momento pasar a formar parte de un grupo poblacional llamado “desplazados”, desgraciadamente, muy numeroso en el planeta.

A este grupo de desplazados forzosos debido a catástrofes naturales, se añade otra población refugiada derivada de conflictos armados como el de Siria, crisis ecológicas como la del Sahel y colapsos políticos que derivan en crisis económicas terribles. El último gran éxodo en Siria se ha producido a las puertas de Europa y, desde 2015, casi medio millón de personas han tenido que abandonar su hogar.

Crisis humanitaria en el Mediterráneo

¿Creíamos superados los estragos de la Segunda Guerra Mundial en este sentido? Pues no. Desde los años 80 las hambrunas en el Cuerno de África, los genocidios de Ruanda (posterior Guerra del Congo) y el conflicto de los Balcanes, Siria, Ucrania o el Sahel han provocado más refugiados que la Segunda Guerra Mundial.

Y lo peor de todo es que algunas de las crisis del siglo pasado todavía tienen consecuencias al día de hoy.

Salvar vidas: la misión de ACNUR

Mandato de ACNUR

ACNUR nació en el año 1950 como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, solo cinco años después de la creación de la ONU. Su misión fue y es ayudar a los refugiados y desplazados, y protegerlos con independencia del motivo que provoque el éxodo. Además, ACNUR también ayuda a las víctimas de nuevas diásporas facilitando el reasentamiento en países de acogida.

En el plano práctico, ACNUR prioriza la atención a niños, menores y mujeres, que son las primeras víctimas en cualquier situación de emergencia. Actualmente, las principales emergencias en las que trabaja ACNUR son 10.

Emergencias ACNUR en el mundo

  • Guerra de Siria.
  • Guerra de Sudán.
  • Emergencia en la República Democrática del Congo.
  • Ayuda a los desplazados en Nigeria por el terror que impone Boko Haram.
  • Ayuda a los desplazados por el hambre y la guerra en Sudán del Sur.
  • Emergencia en Myanmar y Bangladesh.
  • Emergencia en la República Centroafricana.
  • Hambruna en Somalia.
  • Conflicto de Irak.
  • Actos de genocidio en Burundi.

Aunque el número de situaciones extremas es amplio, ACNUR ha desarrollado planes de emergencia para poder actuar en zonas de crisis humanitaria en 72 horas. Y cuenta con recursos suficientes para poder ayudar a 500.000 personas en ese periodo de tiempo.

Es gracias a las aportaciones de los estados pero también de individuos e instituciones privadas que ANCUR puede salvar miles de vidas para luego encauzarlas y proveer a las personas de un futuro mejor.

Refugiados y Derechos Humanos

La ayuda a refugiados no es una cuestión que tenga que ver solo con la compasión y el humanismo sino que tiene un mandato ético que se origina en la propia Declaración de los Derechos Humanos de 1948, Artículo 14.1.:

“En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país”.

Este mandato, no obstante, no abarcaba las distintas causas por las que una persona se puede ver obligada a dejar su región y por ello se creó en 1951 la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, con una modificación en 1967 a través del Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados. El texto de esa Convención supone la guía de actuación sobre el terreno de ACNUR, Alto Comisionado nacido un año antes.

68 años de trabajo en muchos lugares donde no hay nadie más para devolver la dignidad y el bienestar a personas que han perdido su hogar de forma forzosa.

Colabora con ACNUR

Opiniones

comentarios