Artículo sobre las Migraciones en el siglo XIX

Lista de Capítulos: Migraciones – Análisis de los refugiados – Instituciones internacionales de ayuda a los refugiados – Regímenes jurídicos referidos a los derechos de los refugiados – Bibliografía


Capítulo I

LAS MIGRACIONES

Dr. Diego Fabio Piacenza

Abogado y profesor de Derechos Humanos de la UNR – Rosario – Argentina.

21 de julio de 2012

Dr. Diego Fabio Piacenza

Sumario: 1.-Introducción; 2.- Período comprendido entre 1846-1875; 3- Período comprendido entre 1880-1914; 4.- Periodo comprendido entre mediados de siglo XX y principios del XXI; 5.- La especial situación de los Desplazados Internos

En los años transcurridos entre 1846-1875 abandonaron Europa más de nueve millones de individuos, la mayoría se dirigió a los EEUU.

En los años transcurridos entre 1846-1875 abandonaron Europa más de nueve millones de individuos, la mayoría se dirigió a los EEUU.

1.- Introducción:

El diccionario de la Real Academia Española define a la Migración como el desplazamiento geográfico de individuos o grupos, generalmente por causas económicas o sociales.

Tratar de definir los motivos por los que los hombres y mujeres abandonan su país de origen para migrar a otro no resulta tarea fácil, debido a diferentes factores, entre ellos, a la diversidad de categorías de migrantes existentes.

Un tipo de migración, es la forzada, entendida como la resultante de coacción, violencia, apremios políticos o medioambientales, u otras formas de compulsión, en lugar de acciones voluntarias; e incluye a los refugiados, a los solicitantes de asilo y a aquellas personas que se ven obligadas a abandonar su país de origen por razones de desastres naturales o el desarrollo de proyectos de infraestructura, entre otros.

Existen también, los migrantes por razones de reunificación familiar, que son quienes migran para encontrarse con sus familiares ya radicados en otros países. Por otro lado, la migración de retorno es aquella que, como su nombre lo indica tiene que ver con el regreso al país de origen, de los que fueron inmigrantes en otras tierras.

Finalmente existe una categoría especial para analizar, las migraciones internas, es decir, los desplazamientos de personas, de familias o pueblos enteros, dentro de su propio país, escapando a condiciones climáticas negativas ó a situaciones de guerra o violencia generalizada.

A continuación, realizaremos una breve reseña acerca de los distintos flujos migratorios que se han suscitado, desde mediados del siglo XIX, hasta nuestros tiempos; y en el posterior tratamiento de nuestro trabajo haremos referencia a alguno de los tipos específicos de migración, especialmente a “los refugiados”.

2.- Período comprendido entre 1846- 1875.

A mediados del siglo XIX se sitúa el comienzo de las mayores migraciones humanas de la historia. Sus detalles, son difíciles de precisar por los pocos datos y estadísticas oficiales de la época. Se produjeron, movimientos de personas del campo a la ciudad, de una ciudad a otra, entre estados y la mas llamativa, la Transatlántica.

En los años transcurridos entre 1846-1875 abandonaron Europa más de nueve millones de individuos, la mayoría se dirigió a los EEUU.

Estos movimientos de población y la industrialización van juntos, pues el desarrollo económico moderno a lo largo del mundo requirió trasvases sustanciales de personas facilitando técnicamente el proceso y abaratándolo mediante nuevas y mejores comunicaciones, pero, por su puesto, capacitó al mundo para mantener una nueva población mucho mayor. Esta realidad, era ya factible a partir de 1830-1840 pero, no fue sino hasta 1846-1850, que Europa sufrió el abandono, en un promedio anual de más de cuatro millones de personas.

Los emigrantes eran mayoritariamente ciudadanos, británicos, irlandeses y alemanes, y hacia 1860 noruegos y suecos. Entre 1851-1880 unos 5.300.000 individuos abandonaron las islas británicas, de los cuales 3,5 millones marcharon con destino a EEUU; 1millón a Australia y 500.000 a Canadá. Además, y aunque en menor escala, existieron migrantes de otras naciones como chinos, italianos especialmente del sur, etc.

Todas estas personas eran en su mayoría de origen rural, como lo era, también la mayor parte de la población europea, por lo que se puede decir que el fenómeno migratorio y la urbanización son paralelos. Dichos fenómenos fueron experimentados a mediados del siglo XIX, por EEUU, Australia y Argentina, teniendo tasas de concentración urbana, únicamente superadas por Gran Bretaña; y hacia 1890 entre las veinte ciudades occidentales mas pobladas, cinco eran de los EEUU y una, de Australia.

Los movimientos de personas tuvieron distintas manifestaciones:

– Las que se realizaban dentro de un mismo país, de una región a otra, generalmente hacia una ciudad. Durante las mismas, las personas desarrollaban distintas actividades como por ejemplo, las mujeres jóvenes eran criadas hasta que se casasen con algún campesino amigo o entraban a desempeñar alguna actividad urbana; entre los hombres se dedicaban a la albañilería y otras actividades afines a la construcción. Pero sin duda la mayoría se incorporaría a las fábricas, el “gran motor del progreso”, o realizaría alguna otra actividad que fuera de la mano con aquella, como lo eran las ferroviarias.

Hacia 1885 en la ciudad alemana de Berlín, el 81 por 100 de los individuos que trabajaba en la industria alimentaria; el 83,5 por 100 de los albañiles, y el 85 por 100 de los empleados de transporte no había nacido en dicha ciudad ”. (1)

- Las migraciones a través de las fronteras y océanos provocaron problemas más complejos; el primero de ellos fue (aunque no en todos los casos), el distinto lenguaje del país receptor, como por ejemplo para los italianos en EEUU, no así para los británicos. En segundo lugar, se encuentra la cuestión del origen del inmigrante, como fue el caso de los irlandeses en los EEUU; que eran practicantes del catolicismo y se veían presionados por el país receptor para que tomaran su ciudadanía y se conviertan en norteamericanos anglófonos; todo esto, con el agregado de la xenofobia militante de los Know-Nothings (no se nada), mezcla de sociedad secreta y partido político, que tuvo su origen en las ciudades del este, contra los inmigrantes irlandeses y alemanes, y cuyos miembros eran anticatólicos. Pero, sin duda lo mas conflictivo para los inmigrantes era que, una vez en su lugar de destino, debía descubrir donde ir y que hacer.

Ahora bien, ¿por qué emigraban? Principalmente por razones económicas, ya que a pesar de las convulsiones políticas europeas suscitadas alrededor de 1848; las razones políticas e ideológicas, tuvieron una escasa importancia. Pero, ¿emigraban para escapar de una mala situación de sus países, o para intentar una mejor en el extranjero? Sin duda que fueron mas proclives a emigrar las personas pobres que los ricos. Esto lo confirma sin duda, la primera oleada migratoria de 1845-1854 que se debió principalmente a una huida del hambre o de la gran presión de la población sobre la tierra, fenómeno que se dio sobre todo en Alemania e Irlanda, países que proporcionaron el 80 por 100 de la migración Trasatlántica por esos años.

Las migraciones no eran necesariamente permanentes, algunos emigraban, en un número que no se calcula, con el sueño de hacer riquezas en el extranjero, y volver a sus pueblos natales ricos. De estas personas solo un 30 o 40% volvió a su lugar de origen, pero las razones principales eran por no haberse acostumbrado a vivir en el Nuevo Mundo o por no poder establecerse en el mismo.

A esta forma de emigrar se le puede agregar, las de características temporales, estacionales o simplemente nómadas, cuyo movimiento no significo una novedad, como lo eran los segadores, el jornalero, el carretero, el vaquero, individuos bastantes familiares antes de la Revolución Industrial.

Dado lo expuesto, nos preguntamos: ¿Qué pensaban los sectores dominantes o dirigentes de esa época? La burguesía de mediados del siglo XIX, creía todavía que su continente esta excesivamente poblado de pobres, cuanto mayor fuese el número de los que se dirigiesen al extranjero, mayores serían las posibilidades de mejorar su situación; y para aquellos que se quedaban, de hallar más oportunidades en un mercado de trabajo menos saturado. Esto parece ser corroborado por el hecho de que, a lo largo de este periodo, fuesen los países que con la más rápida industrialización, es decir, Gran Bretaña y Alemania, los que exportasen mayor numero de hombres.

Como sostiene Eric Hobsbawm (2)“esta teoría era errónea, ya que la economía de los países de origen de los emigrantes habría resultado en comparación, mas beneficiosa si hubiese empleado localmente sus recursos humanos. Por el contrario, la economía del Nuevo Mundo se beneficio inconmensurablemente con el éxodo proveniente del Viejo. Por su puesto, esto mismo les ocurrió a los propios emigrantes. El peor periodo para su condición de pobres y explotados parece que tuvo lugar en EEUU antes de finalizar esta época”.

Pero sin duda, dicha manera de pensar tenia un correlato en las ideologías políticas-económicas de dicho momento, “El Liberalismo”. La vieja idea mercantilista, de que la riqueza se alcanzaba con la acumulación de metales preciosos, y por otra parte como lo expresaba el marqués de Vauban: “por la cantidad de súbditos se mide la grandeza de los reyes”, se debía hacer todo lo posible para evitar la partida de las especies y súbditos.

Contrario a esto creía, Robert Malthus, cuyo nombre va ha ser sinónimo de superpoblación, cuando indicaba que la población aumentaba con mayor rapidez (geométricamente), que los medios de subsistencia y este desequilibrio produciría consecuencias catastróficas. Algo similar intenta explicar el economista Adam Smith, padre del liberalismo económico, entendiendo que “la mano invisible” que movía con naturalidad y eficiencia mercaderías y capital, lógicamente podría hacer lo mismo con la mano de obra. Sin duda que estas ideas significaron un claro fomento a las migraciones; todo ello sumado, claro, a la pobreza y las hambrunas que se suscitaban en el continente europeo.

3.- Periodo comprendido entre 1880-1914.

Estos tiempos presenciaron un crecimiento a un ritmo muy alto de la economía mundial, como lo reflejaban los índices de producción del hierro y el acero; el primero de estos, pasó de once a veintitrés millones de toneladas, y el segundo, que servía para medir el proceso de industrialización de los estados, se multiplicó por veinte, (de medio millón a once millones de toneladas).

Otro dato importante fue la mayor inversión extranjera en America Latina, la cual se duplicó (3). El mercado internacional de materias primas como cereales, leches y maderas se triplicó, a raíz de la incorporación y producción de nuevas tierras dedicadas a estos fines, principalmente países como Canadá, EEUU, y Argentina se convertirán en los mayores productores de trigo.

El capitalismo estaba en la cúspide del crecimiento, pero a su vez, operaban en su seno grandes cambios, “la mano invisible” del mercado que sostenía Adam Smith, fue suplantada por “la mano visible” de la moderna organización y dirección de las compañías; así el empresario individual, fue sustituido por un organismo colectivo; pero sin duda que el fenómeno mas característico de la época fue, el nacimiento de los Trusts: agrupación de varias empresas en una sola, para lograr el control del mercado en un sector o rama del comercio o producción. (4)

A finales del siglo XIX y principios del XX, la crisis en el mundo rural europeo obligó a muchos a marchar a las ciudades o emigrar a América.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la crisis en el mundo rural europeo obligó a muchos a marchar a las ciudades o emigrar a América.

Sin embargo, el crecimiento económico no se experimentó en todo el mundo de la misma forma y sin duda, el sector más deprimido de este periodo fue el agrícola en el Viejo Continente, cuyos beneficios cayeron drásticamente, todo lo cual, ocasionó malestar social y revueltas. La respuesta en el orden social y político fue nuevamente la emigración; y así, países como: Italia, España, Austria-Hungría, Rusia y los Balcanes aportaron miles de sus conciudadanos a la masiva emigración, debido a que estos estados todavía tenían índices muy altos de población rural. No fue la misma suerte la que experimentó Inglaterra, la cual pudo permitir la depresión de la agricultura, a raíz de su alta industrialización, lo que significó que mayores cantidades de tierras se dedicaran a usos afines a la industria y el pastoreo de ovejas ligadas a industria textil, entre otros.

Esta nueva oleada humana, en su mayoría se dirigió a América, lo demuestra tanto Brasil como Argentina que absorbieron por año, alrededor de trescientos mil individuos. En este último se dio un fenómeno particular, cada año contingentes de trabajadores italianos, apodados golondrinas, cruzaban el Atlántico para recoger cosechas.

En promedios generales al rededor de 700.000 a 800.000 personas, emigraron hacia 1880 y en un período posterior al 1900 la emigración fue de 1.000.000 a 1.400.000 personas hasta 1910.

Este período en comparación con el anterior, fue similar pero no igual; la respuesta que los estados receptores dieron a este nuevo flujo de personas fue diferente. La xenofobia, que ya era manifiesta anteriormente, alcanzó otros niveles; en el caso de los EEUU, fue muy fuerte hacia los inmigrantes de origen: eslavo, mediterráneo y semita, por parte de la población nativa blanca, en especial entre las clases medias y altas, protestantes y anglófonas, que llegaron a inventar un propio mito heroico nativista el cowboy anglosajón de los grandes espacios abiertos, tan diferentes de los peligrosos hormigueros de las grandes ciudades cada vez mas pobladas. Para esta burguesía, estos extranjeros significaban la barbarie que venían a corromper la civilización tal como ellos la conocían, y a la vez entre los sectores bajos de la sociedad los inmigrantes eran mal vistos ya que constituían unos competidores en el mercado laboral. Como dato fundamental podemos agregar, la fundación en la ciudad de Boston de la Liga para la restricción de la emigración en 1893.

Paralelamente en la Argentina el concepto del inmigrante era distinto, sus clases dirigentes, como Juan Bautista Alberdi, consideraban “gobernar es poblar” , pero con “personas de la mejor calidad” , con “razas civilizadas de Europa” (5), se despreciaba todo lo autóctono, y se lo identificaba con lo bárbaro. Mas claro en este sentido fue Domingo Faustino Sarmiento el cual sostenía que la inmigración masiva podría “ahogar en olas de industrias al populacho criollo, inepto, incivilizado y vulgar, que detiene nuestros esfuerzos para civilizar a la nación” (6)

Si bien estas citas textuales dejan ver que nuestro país, y sus políticos no veían con malos ojos al inmigrante, si hacían una tajante discriminación a su origen, debía ser europeo, de las razas mas civilizadas, entre las que no se encontraban ni los españoles ni los italianos; justamente, los grupos mayoritarios que llegaron a nuestro país. Pero es necesario aclarar que nuestro país a pesar de sus desaciertos nunca alteró el espíritu de sus leyes migratorias, y como reza el Art. 20 de la Constitución Nacional: “Los extranjeros gozan en el territorio de la Nación de todos los derechos civiles del ciudadano; pueden ejercer su industria, comercio y profesión…., ejercer libremente su culto; no están obligados a admitir la ciudadanía, ni a pagar contribuciones forzosas extraordinarias…”

Esta comparación nos sirve para demostrar los distintos modos de proceder de dos estados americanos receptores de inmigrantes, y el tratamiento que harán en sus respectivos cuerpos legales desde principios del siglo XX; estableciendo que el primero de ellos, EEUU, a partir de 1907 dictará las primeras leyes contrarias a la inmigración, no así, su par, la Argentina.

4.- Periodo comprendido entre mediados de siglo XX y principios del XXI.

Las migraciones a mediados del siglo XX, se vieron estimuladas por las guerras mundiales, y fundamentalmente, en la década del sesenta por el proceso de emancipación de las distintas colonias en África y Asia.

La estabilidad económica en Europa a partir de mediados del siglo XX, convierte al continente en destino de ciudadanos africanos. Foto: http://blogs.periodistadigital.com

La estabilidad económica en Europa a partir de mediados del siglo XX, convierte al continente en destino de ciudadanos africanos. Foto: http://blogs.periodistadigital.com

Es necesario comprender, que el continente africano, tiene una larga tradición migratoria, motivada por distintas causas, entre ellas, la búsqueda de nuevas tierras fértiles para el uso humano y animal, y la necesidad de independizarse tras el proceso de iniciación y la búsqueda de trabajo para reunir la dote y contraer un matrimonio exogámico, denominadas estas últimas como “culturales y económicas”. Por su parte, la colonización europea con su política de reclutamiento de mano de obra para las minas y cultivos de exportación, acrecentó éste fenómeno; todo lo cual culminó con las irracionales políticas poscoloniales inspiradas desde el exterior, y responsables del éxodo rural a favor de las ciudades y de la industria, en aras del mito de “la industrialización como motor del desarrollo”.

Desde la década del ochenta, el neoliberalismo y su política de depredación económica, sostenida por EEUU y Europa, fue la base de la educación impartida a la elites africanas, desdeñando lo interno y considerándolo como primitivo y atrasado; lo que provocó la generalización de dictaduras militares y civiles , la excesiva carga de la deuda externa y la gran explosión demográfica que sufrió el continente, sin olvidar, las grandes hambrunas que se suscitaron en el mismo, dejando a muchas personas con la única opción de emigrar . Dada esta situación, Europa se convirtió en el lugar de acogida, elegido por estos migrantes.

Destacamos que el continente europeo en estos tiempos contaba ya, con una tasa de natalidad muy baja (“1,9 la media de niño por mujer”), por lo que escaseaba mano de obra en sectores como la agricultura y la construcción, convirtiendo a África en la reserva lógica de población, ya que la misma cuenta con la tasa de población mas alta del mundo.

Como ya adelantamos, el liberalismo aconsejaba el libre cambio de mercaderías cosas y personas, contradiciéndose, en estas épocas con el neoliberalismo, que no permite el libre movimiento de personas, es decir, la recepción de inmigrantes en los países desarrollados.

A partir del siglo XXI , Europa optó por cerrar sus fronteras, colocándose en posición de victima frente a las oleadas de personas que llegaban, según ellos, a usurpar su territorio, cambiar sus costumbres e incluso, en la mentalidad del común de los europeos, a quitarles sus puestos de trabajo. Esto generó una fuerte xenofobia, principalmente contra los inmigrantes africanos y asiáticos, sobre todo musulmanes como fue el caso de los inmigrantes turcos en Alemania desde los años ’90, en adelante. (7)

Desde el atentado a las “Torres Gemelas” en EEUU, y su lucha contra el “terrorismo” , el problema de los migrantes se volvió aun peor. Europa, se inclinó esta vez, por amurallar sus fronteras; y los dispositivos instalados en este continente para combatir la inmigración clandestina, convierte a muchos países limítrofes en bastas zonas de retención de personas, como es el caso de Marruecos. En la ciudad fronteriza de Oujda, al noroeste de este país, existen campos de detención informales que oscilan entre 300 y 400 personas cada uno, que sobreviven gracias a la ayuda de asociaciones locales e internacionales (como Médicos sin Fronteras). Sus ocupantes son mayoritariamente oriundos de Nigeria, Camerún, Guinea, Senegal, Malí, Costa de Marfil y Republica Democrática del Congo; y sus edades van desde 18 a 30 años, agrupándose en comunidades divididas en anglófonos o francófonos; teniendo, la mayoría un nivel de educación terciaria y un oficio.

Como sostiene Sophie Boukhari, (8) Europa subcontrata la represión y el control de los inmigrantes a través del otorgamiento de equipos y grandes masas de dinero, del cual se destina a Marruecos unos 150 millones de euros, que equivale al 20% del total de fondos destinados a dichos fines.

Si bien, en dicho país, existe un texto legal aprobado en 2003, por el cual se protege la expulsión arbitraria de mujeres embarazadas, menores de edad y refugiados políticos; al mencionado ordenamiento no se le da cumplimiento; testigo de lo cual, es Alphonse de 34 años de edad, oriundo de Republica Democrática del Congo y estudiante en el ultimo año de la carrera de agronomía en 2002, que lleva tres años de espera, experimentando mas de treinta devoluciones, y que expresa: “te quitan todo, tu celular, tu dinero; te suben a un camión rumbo al sur durante 12 horas. Finalmente te arrojan en el desierto; eso es la humillación de la piel negra”. (9)

La irracionalidad de las medidas llevadas a cabo por Europa y los EEUU, entre otros, en cuanto a la inmigración es tal que, no es lo mismo ser un inmigrante pobre y sin educación que ser uno educado (“fuga de cerebros”), es decir ser técnico, científico u obrero calificado; éstos si tienten acceso a los países desarrollados, porque contribuyen a fortalecer sus posiciones y a mantenerlas. Es de destacar “que el grupo más importante de inmigrantes en los Estados Unidos (cerca de 3,7 millones) está formado por personas con estudios secundarios y procedentes de países como México y de América Central, el segundo grupo (cerca de un millón) formado por inmigrantes provenientes de Asia y de la zona del Pacífico, con un alto nivel de instrucción. Entre los inmigrantes legales procedentes de África, cerca de 95.000 con un alto nivel de estudios, y por último los rusos, que es hoy el más importante proveedor de cerebros en materia de tecnologías, sobre todo en telefonía celular.” (10)

Los países europeos, y los americanos como, EEUU y Canadá, a través de consejos económicos, se involucran en las economías nacionales de los países en cuestión, aprovechándose de su situación para robarles sus recursos; claro ejemplo de esto es la Republica Democrática de Congo, en el que las compañías mineras de origen canadienses como “Lundin”, “Banro”, “Mindev”; y la belga-canadiense “Barrick Gold”, entre otras, explotan a los congoleños sin distinguir entre hombres, mujeres y niños para extraer distintos minerales, entre los que se encuentran el cobre, el cobalto y el cotlan (colombo –tantalito), utilizados en la tecnología de la comunicación celular. En dicho país, las crisis y conflictos armados han sido una constante, en los últimos cuarenta años, y éstas compañías transnacionales se han aprovechado de tales circunstancias, e incluso han fomentado las guerras entre etnias, con el objetivo de obtener mayores utilidades de la explotación de los recursos naturales y humanos de este país. Por otro lado, los mencionados países no aceptan el ingreso a sus territorios de las personas provenientes de naciones subdesarrolladas, como los congoleños, entre otros. Entonces, ¿quienes son las verdaderas victimas? Y ¿quienes sus victimarios?

El caso de America Latina, nos permite mayor proximidad con este fenómeno y demuestra fuertemente el lado económico de la emigración y de los beneficios, tanto para la sociedad receptora como para la de origen de los emigrantes.

Hoy son 30 millones de latinoamericanos los que han dejado sus países voluntariamente en búsqueda de un futuro mejor, los cuales se han convertido en un verdadero salvavidas económico para sus empobrecidos países, que remesan a sus parientes nada menos que 60.000 millones de dólares anuales según datos oficiales. Una idea de lo importante de esta cifra es que de hecho supera el PBI sumado de: Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Costa Rica.

Está masa de población emigrada representa el 5% de la población de Latinoamérica, y según la Comisión Económica para America Latina y Caribe (CEPAL) los mayores flujos de salida ocurren desde México, Colombia, Dominicana, Cuba, El Salvador, Perú, Honduras y Jamaica. Y entre los principales países receptores se encuentran EEUU, Canadá y España, este último, como lo sostiene Jorge Martínez, experto del CEPAL, es atractivo debido a mantiene un sistema de pensiones de reparto y una baja natalidad que hace imperioso obtener ingresos fiscales para abastecer la demanda de pagos de sueldos a los retirados; en otras palabras los inmigrantes colaboran para que el fisco español tenga ingresos suficientes para poder mantener la pensiones y jubilaciones de muchos españoles.

A su vez es de destacar, la importancia que tienen los inmigrantes para sus países de origen, como ya expusimos se han convertido en un verdadero poder económico, en muchos casos esos ingresos significan el 30% del PBI de su país. Ya dejamos en claro lo irracional de las leyes inmigratorias llevadas a cabo por Europa y principalmente por EEUU, país cuyas leyes son violatorias de numerosos tratados internacionales; y que quitan de numerosas fuentes de ingresos a países muy empobrecidos, sobre todo de America Central; los cuales fueron obligados a aceptar sus consejos económicos desde principios del siglo XX, con numerosos golpes de estado y guerras civiles apoyadas desde este país. Un claro ejemplo de esto es, lo que denuncia el Presidente hondureño, Manuel Zelaya; explicando que en 2007 los EEUU expulsó de su país alrededor de 23.000 inmigrante hondureños, lo que significa una caída de las remesas de dinero, que para el 2006 sumaban 2.359 millones de dólares y representaban el 25% del PBI de dicho país. (11)

Por otra parte la migración no solo apunta hacia países desarrollados sino que un 15% de ella es interregional y los principales destinos son Argentina, Chile, Ecuador, Puerto Rico, Costa Rica y México. Nuestro país dentro de la región es el mayor receptor de inmigrantes, pero a su vez posee muchos de sus ciudadanos en el extranjero, de los cuales se pueden contabilizar: 103 mil en EEUU, 52 mil en Italia y 14 mil en Canadá. (12)

Otro dato que nos pareció importante aclarar es como lo sostiene el Centro Latinoamericano de Demografía, las mujeres son quienes más abandonan sus lugares de origen y buscan un nuevo futuro; las tareas en la que se desenvuelven son: trabajo doméstico, industria textil, etc., independientemente de su nivel educacional, que en muchos casos es muy alto. En cifras, en España por cada 100 inmigrantes 80 son mujeres y en países como Honduras esta relación es de 100/50 son mujeres.

Por último queremos agregar el problema que presenta la Unión Europea, con la emigración de personas proveniente del Este europeo, hacia los países mas occidentales de dicho continente. Al ensancharse el bloque de países que conforman dicha unión, trajo consigo un problema que no estaba previsto, miles de inmigrantes se instalaron especialmente en países como Italia, Irlanda, Gran Bretaña y España. A modo de ejemplo, casi 2 millones de polacos han dejado su país desde 2004 y emigraron sobre todo a Gran Bretaña e Irlanda; otro sería el caso de los rumanos que se fueron hacia España en un número de 500 mil personas (13).

Si bien dicha situación, la emigración, ayudo a los países de origen a equilibrar los índices del desempleo, hoy se encuentran ante una difícil situación, a raíz de que entre los migrantes que dejaron sus países, se encontraban: técnicos, científicos, ingenieros, obreros calificados, que en su mayoría hablaban más de un idioma; y las empresas tanto privadas como públicas tienen dificultades para contratar trabajadores calificados y los salarios han subido en tan solo un año, un 50%. (14)

Como una forma de solución, buscan obreros y trabajadores de países como Rusia, Moldavia y Bielorrusia. En Rumania la empresa de textiles suiza Wear, en 2006 quiso ampliar la producción de su planta ubicada en la ciudad de Bacau, y solo pudieron obtener en dicho país la mitad de los trabajadores que buscaban, debiéndolo complementar con trabajadores procedentes de China. En Polonia la situación es similar, y el Ministerio de Trabajo implementó el llamado “Programa Retorno” que conlleva medidas de exenciones fiscales y propuestas laborales, para facilitar el regreso al país, de miles de polacos repartidos en Europa.

5.- La especial situación de los Desplazados Internos.

En el interior de los países también se producen desplazamientos y migraciones, como es el caso de Colombia a causa del enfrentamiento en grupos armados. Foto: pvscalabrinianos.blogspot.com

En el interior de los países también se producen desplazamientos y migraciones, como es el caso de Colombia a causa del enfrentamiento en grupos armados. Foto: pvscalabrinianos.blogspot.com

De acuerdo con las ideas tradicionales de soberanía, los desplazados internos, se consideran comprendidos bajo la jurisdicción interna del Estado afectado , y en consecuencia, ajenos a la protección o asistencia de la comunidad internacional. Desde la década de 1990, se ha incrementado notablemente el número de personas en esta situación; sin pretender exactitudes, en 1999 se calculaba que había entre 20 y 25 millones de desplazados internos en al menos 40 países, que debieron abandonar sus hogares por conflictos armados y violaciones a los derechos humanos. Mas de la mitad de los mismos, están en África (15); en Asia hay cerca de 5 millones, especialmente en los territorios de Afganistán, Azerbaiyán, Indonesia, Iraq y Sri Lanka; una cantidad similar experimenta esto en Europa y en lo que respecta a América, existen alrededor de 2 millones, la mayoría de ellas en Colombia (16). En éste país, miles de familias sufren la violencia ejercida por los diferentes grupos armados sobre la población campesina, las cuales luchan a diario para superar el miedo y se agrupan para intentar recuperar pacíficamente cada pedazo de tierra que les ha sido arrebatado por la fuerza, durante 50 años de historia de desplazamientos internos y resistencia civil y humanitaria en la que se han perdido vidas de miles de personas.

Frecuentemente se plantea la cuestión acerca de si deberían ser identificados como una categoría especial o subsumidos bajo el rótulo general de personas vulnerables, pero más allá de ello, no puede dudarse que tienen necesidades especificas y que las mismas, responden a menudo, al desplazamiento. Pueden tener un acceso limitado o nulo a la tierra, carecen de perspectivas de empleo estable, poseen documentación insuficiente, y pueden seguir sufriendo situaciones violentas como la reubicación forzada, el reclutamiento y la agresión sexual; por lo cual, es indudable que requieren de protección diferenciada.

Francis Deng (17) presentó ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, los “Principios Rectores sobre Desplazados Internos”, que pretende reunir en un solo documento, las diversas disposiciones del derechos internacional que son de aplicación a los desplazados internos, haciendo explicitas algunas deposiciones que antes eran sólo implícitas. Aunque no constituye un documento legal vinculante, ha obtenido un reconocimiento y prestigio considerable, siendo difundido y promovido ampliamente por la Naciones Unidas, los organismos regionales y las ONG.

A pesar de que existe una conciencia creciente respecto al problema de los desplazados internos, las respuestas internacionales siguen siendo selectivas, irregulares y en muchos casos insuficientes.

Notas


(1) Eric Hobsbawm “La Era del Capital” 1848-1875, Editorial Critica, 6ª edición año 2007, Pág. 206.

(2) Eric J. Hobsbawm, profesor emérito de historia social y económica de la Universidad de Londres.
(3) Como fue la inversión en Argentina, principalmente por compañías inglesas, en la extensión del tendido férreo.
(4) Triste ejemplo de esto, fue en nuestro país, la empresa inglesa “La Forestal Cía. De Tierras y Maderas”.
(5) “Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina”.
(6) Sarmiento a Victorino Lastarria, Santiago de Chile, 18/01/1853, en “Correspondencia entre Sarmiento y Lastarria, 1844-1888,” Editorial María L. del Pino, año 1954.(7) La violencia desatada por los skinheads, sobre todo a turcos y vietnamitas, se convirtió en algo habitual en toda Alemania, en 1992 hubo 2.280 incidentes de este tipo y 17 asesinatos. “El Gran Libro del Siglo”, Pág. 676, Clarín, año 1998.
(8) Periodista de Casablanca, Marruecos, para: Le Monde Diplomatique.
(9) Fuente diario Le Monde Diplomatique, mayo de 2007, en “Acorralados en Marruecos”.
(10) Fuente, “El Imperio de la Guerra Permanente”, Pág. 104. año 2007, editorial, Sociedad Impresora America SA., Capital intelectual diario Le Monde Diplomatique.
(11) Fuente Diario Clarín, domingo 30 de septiembre de 2007. “El costado multimillonario de la inmigración latinoamericana”.
(12) Según datos de la Cumbre Iberoamericana, año 2006.
(13) Fuente Diario Clarín, domingo 14/10/2007, “Un impactante éxodo laboral vacía de trabajadores al Este de Europa”.
(14) Este fenómeno tiene importancia con lo que expusimos en la primera parte de dicho capitulo (periodo 1846-1875) cuando establecíamos, quienes se beneficiaban y quienes se perjudicaban con la emigración.
(15) En Sudán, la guerra civil ha desarraigado a 4 millones de personas y otro gran número ha sufrido situaciones de desplazamiento en Angola, Burundi, Republica Democrática del Congo, Ruanda y Sierra Leona. www.acnur.com
(16) Médicos sin Fronteras, ha denunciado esta situación colombiana a través de la difusión del corto “La voz de las piedras” de Javier Corcuera.
(17) Representante del Secretario General de la ONU sobre la Cuestión de los Desplazados Internos en 1992.21 de julio de 2012

email

Comentarios al artículo:

Deja un comentario