Cosmos, por Carl Sagan
Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos

Cosmos, por Carl Sagan

Homo homini sacra res | 2010-04-15


Todo aquel que alguna vez haya estado interesado en el maravilloso ecosistema marino debe pasar por la investigación y divulgación del científico francés Jacques Cousteau, que supo como nadie mostrarnos-con su embarcación Calypso-la rica biodiversidad marina. Ya en la superficie, donde se encuentra la mayor concentración de vida, aun contamos, entre otros, con el reciente Premio Príncipe de Asturias Sir Richard Attenborough que al día de hoy aun inspira a otros naturalistas. Y si todavía seguimos interesados en el mundo natural y en concreto nuestra bóveda celeste y la vida más allá de nuestro planeta, debemos pasar por uno de los mejores divulgadores científicos de la era contemporánea: el filósofo y científico norteamericano Carl Sagan, que con su serie Cosmos acercó a nuestras casas el vasto universo del que formamos parte.


Scoop.it

Carl Sagan, un científco divulgador

 

Científico y humanista, Carl Sagan nació en el barrio de Brooklyn, Nueva York, en 1934. Sus padres no tuvieron relación con la ciencia, ni siquiera con el mundo académico. Su progenitor, Sam Sagan, se dedicó a la industria textil mientras que su madre, Rachel Molly Gruber, fue ama de casa. No obstante, sus padres cuidaron de que Carl tuviera una educación superior, además de que el propio Carl respondia, de forma contundente, ante las expectativas de sus progenitores.

Tras graduarse en la Rahway High School en New Jersey en 1951, se trasladó a Chicago para conseguir los Bachilleres de Artes y Ciencias, en esta última especialidad conseguiría una Maestría en Física, algo que predecía el campo de estudio de Sagan: la astronomía y la astrofísica. Sin embargo, como buen científico, no obvió las raices de su ciencia y también se doctoró en Filosofía, conocimiento que se deja ver claramente en sus trabajos.

Ya doctorado en Física comenzó a trabajar con el astrónomo Gerard Kuiper con el que colaboró en el estudio de la atmósfera de Venus. De este trabajo, Sagan propuso una conclusión sobre la atmósfera de este planeta: Venus poseía un atmósfera basada en dióxido de carbono lo que crea un "efecto invernadero" que también es aplicable a otros planetas, y en concreto al de la tierra. Estas observaciones le sirvieron para lanzar una advertencia en relación a nuestra atmósfera: la actividad industrial provocada por el hombre podría producir un cambio climático de desconocidas consecuencias, tema este que es de actualidad desde hace un par de décadas.

Carl Sagan continuó su evolución como científico y su influencia gracias a sus colaboraciones con la NASA en misiones como Mariner 2 a Venus, Viking a Marte y Voyager I y II en la exploración del exterior de nuestro sistema solar.

Junto con otros científicos, Sagan sostenía una hipótesis que el novelista inglés Arthur C. Clarke recogió en una de sus Odiseas: Europa, una de las lunas de Júpiter podría contener un océano bajo la inmensa capa de hielo de este satélite. Este oceáno sería posible gracias a la descongelación del hielo provocado por volcanes bajo la superficie, lo que lograría un entorno donde la vida podría abrirse paso. Esta teoría fue en parte confirmada por la misión espacial Galileo, que confirmó la existencia de un gran oceáno en el satélite Europa, aunque aun queda por verificar la posible existencia de vida bajo la gran capa de hielo.

Esta última teoría y otras investigaciones supusieron para el científico la parte más interesante de su actividad científica. En los años setenta se embarcó en el proyecto SETI y en lo que se dió en llamar exobiología (vida en otros planetas). Sus investigaciones al respecto han sido comentadas y han supuesto un plus para los que anhelan al menos conocer las posibilidades de encontrar vida en otros planetas. Estas investigaciones tuvieron una versión literaria en su novela Contact que se llevaría al cine de la mano de Robert Zemeckis con Jodie Foster y Matthew McConaughey en los papeles principales.

Carla Sagan, además de su intensa actividad científica y divulgadora también tenía tiempo para la reflexión filosófica. Como siguiendo aquella confesión kantiana (1) Carl Sagan estaba a la vez interesado en el cosmos y el propio ser humano. De hecho, fue un gran dialéctico dentro de la especulación filosófico-religiosa. Se declaraba agnóstico y muchas veces manifestó su crítica a los argumentos de las principales religiones acerca de la vida tras la muerte y el concepto de Dios.

“Me encantaría creer que cuando muera viviré de nuevo, que alguna parte de mis pensamientos, sentimientos o recuerdos continuarán. Pero a pesar de lo que me gustaría creerlo, y de las antiguas tradiciones culturales a lo largo de todo el mundo que aseguran la vida tras la vida, no sé de nada que me sugiera que esto es algo más que una forma de pensar...El mundo es tan exquisito, con tanto amor, que no hay razón para engañarnos con bonitas historias para las cuales hay bien pocas evidencias. Es mucho mejor, me parece a mí, que en nuestra vulnerabilidad, miremos a la Muerte a la cara y seamos agradecidos cada día por la breve pero magnífica oportunidad que la vida nos ofrece”. (2)

Definitivamente todo una reflexión agnóstica.

 

Su mejor proyecto divulgativo: Cosmos, un viaje personal.

 

Para algunos puede que la serie de televisión "Cosmos, un viaje personal", no sea el aporte científico más interesante de Carl Sagan, sin embargo, esta serie televisiva acercó a más de 500 de millones de personas al mundo de la astronomía. La serie, ideada por el propio Carl Sagan fue llevada a cabo por él mismo, su mujer, Ann Druyan y Steven Soter, además de contar con la música de Vangelis. El primer episodio se pudo ver en 1980 y trás él, se editaron otros doce episodios además de algunas revisiones científicas sobre contenidos obsoletos dado el avance de las investigaciones en el campo de la astrofísica.

La serie tenía tres objetivos principales: hablar sobre la historia de la ciencia y la astronomía, el origen de la vida, la posición que ocupa nuestra especie y el planeta en el universo y por último, la actualidad sobre la exploración espacial, por lo que Sagan incidió bastante en las misiones Voyager, en las que había participado como asesor científico. Tras la elaboración de la serie, Carl Sagan publicó también su libro Cosmos donde argumentaba más en detalle los contenidos de la serie.

 

Visualice el Capítulo Nº I completo con Google Vídeo.

Lista de capítulos

Capítulo 1. En la orilla del océano cósmico.

Capítulo 2. Una voz en la fuga cósmica.

Capítulo 3. La armonía de los mundos.

Capítulo 4. Cielo e infierno.

Capítulo 5. Blues para un planeta rojo.

Capítulo 6. Historias de viajeros.

Capítulo 7. La espina dorsal de la noche.

Capítulo 8. Viajes a través del espacio y el tiempo.

Capítulo 9. Las vidas de las estrellas.

Capítulo 10. El filo de la eternidad.

Capítulo 11. La persistencia de la memoria.

Capítulo 12. Enciclopedia galáctica.

Capítulo 13. ¿Quién habla en nombre de la Tierra?


Notas

(1) En la tumba de Inmanuel Kant se encuentra la siguente leyenda: «Dos cosas colman el ánimo con una admiración y una veneración siempre renovadas y crecientes, cuanto más frecuente y continuadamente reflexionamos sobre ellas: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí".

(2) http://es.wikipedia.org/wiki/Carl_Sagan