La ataraxia: una respuesta a la política de hoy
Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos


La ataraxia: una respuesta a la política de hoy

Homo homini sacra res | 2013-06-17


Epicuro de Pérgamo

ataraxia / imperturbabilidad

Ataraxia, palabra formada por el prefijo a privativo o negador del verbo táraxis, perturbar: imperturbabilidad, ausencia de perturbación o paz anímica. (1)



La situación política en España no pasa por sus mejores momentos. A los casos de corrupción, se les une la falta de praxis política de los dos principales partidos con capacidad de gobierno para afrontar los graves problemas que está viviendo el país en estos últimos años. Esta encrucijada ha producido en los partidarios del progresismo y el conservadurismo –y en general, en gran parte de la población un auténtico descrédito de la clase política y un sentimiento profundo de decepción. Sin embargo, no confiar en la política –cosa distinta de los políticos– podría ser, sencillamente, catastrófico. La última consulta electoral para elegir presidente en España, en 2011, no llegó al 60% de participación, algo menor que la consulta anterior. Y hoy en día la situación en este aspecto no ha mejorado vista las valoraciones que los ciudadanos hacen sobre los líderes políticios: todos suspenso.

* * *

Los griegos, que iniciaron muchas cosas, ya se las vieron con situaciones parecidas hace dos mil quinientos años. Y de entre todas las respuestas, que hubo varias, algunos eligieron la ataraxia, una posición que ayudó a la disolución de todo un sistema democrático por alejarse precisamente del compromiso hacía el mismo.

Fue Demócrito quien primero utilizó el término ataraxia en sentido estrictamente filosófico, aunque los «epicúreos» hicieron de ese concepto toda una filosofía de vida, el cual era alcanzar la paz anímica suspendiendo el juicio, entre otras cosas, ante temas que provocaban tensión, como los asuntos políticos y mundanos.

Suspender el juicio sobre el mundo exterior y su lógica puede producir beneficios inmediatos a nivel individual, aquello que llamamos «evadirse de problemas». Sin embargo, la ataraxia que los políticos están produciendo en los ciudadanos puede dejar un espacio vacío, el de la gobernabilidad, que está siendo ocupado en sociedades democráticas, no por un ejército, pero sí por batallones de banqueros y un sector económico y financiero que sustituye a la lógica democrática impuesta por los partidos políticos y derivada del plebiscito popular.

Más mala praxis política supondría más alejamiento de la ciudadanía de la política y por lo tanto, la pérdida del poder. Y ese vacío, como ha ocurrido siempre, sería ocupado por otra forma de dominio y otra lógica de gobierno que en nuestros días es el económico sobre una doctrina que no incluye la consulta popular: el capitalismo.

Notas

(1) Diccionario de filosofía en CD-ROM. Copyright © 1996. Empresa Editorial Herder S.A., Barcelona. Todos los derechos reservados. ISBN 84-254-1991-3. Autores: Jordi Cortés Morató y Antoni Martínez Riu.