Mujeres ruandesas.
Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos


Mujeres ruandesas.

Homo homini sacra res | 2008-10-01


El pasado mes de septiembre se realizaron unas elecciones democráticas en Ruanda, otorgando a las mujeres un 48% de presencia parlamentaria (la más alta del mundo, tras Suecia).



Durante los últimos años, trás el trágico genocidio de ruanda, la justicia internacional ha intentando encontrar a los incitadores y ejecutores del genocidio y llevarlos ante la justicia. En los últimos meses, ante la Audiencia Nacional, el Forum Internacional para la Verdad y la Justicia, liderados por Juan Carrero y Jordi Palou-Loverdos, ha conseguido que la Audiencia Nacional Española ordene, a través del juez Fernando Andreu, una orden de captura internacional por crímenes contra la humanidad a cuarenta ruandeses pertenecientes al FPR por el asesinato de 9 cooperantes españoles. Este tipo de acciones judiciales (junto con otras que se han realizado desde hace 10 años) son positivas para mentalizar y obligar a los gobiernos y organismos internacionles a tomar cartas en el asunto de una forma decidida y definitiva.

Además de las actuaciones judiciales hay otro aspecto positivo en la realidad sociocultural ruandesa. Este aspecto tiene que con el aporte de la mujeres ruandesas en favor de la reconcilación y el progreso democrático en Ruanda.

El pasado mes de septiembre se realizaron unas elecciones democráticas en Ruanda, otorgando a las mujeres un 48% de presencia parlamentaria (la más alta del mundo, tras Suecia). Este hecho puede parecer algo formal, buscando la paridad política, sin embargo no es casualidad. A pesar de las violaciones a las que fueron sometidas y los contagios de SIDA que estan acabando con la vida de muchas mujeres, durante los últimos diez años, y también debido a la falta de la presencia de los cabezas de familia, las mujeres ruandesas, pese a todo, han tenido un papel muy importante en la reconciliación y progreso de los ruandeses. Al día de hoy, catorce años después del genocidio, la población ruandesa está compuesta por más o menos un 50% de mujeres. Éstas, con los años, y con la ayuda de ONG y otros organismos internacionales, han ido apoyando a la recuperación del tejido social a través de la constitución de pequeñas cooperativas financiadas con microcréditos. Con estas iniciativas, y aunque queda mucho por hacer para salir de la pobreza y conseguir la reconciliación, la población femenina, desde cargos políticos hasta el mundo rural, se está convirtiendo en un importante capital para llevar a Ruanda por la senda del desarrollo y la reconciliación.

Más información:
http://www.elpais.com/