Viajes por España: Soria.
Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos


Viajes por España: Soria.

Por Jesús Sordo Medina | 2008-10-01


En relación al nombre de Soria, se barajan varias posibilidades. Con respecto a la primera teoría sobre los más antiguos asentamientos en tierras sorianas-el pueblo griego de los Dorios- de ella se deduce que el nombre de Soria proviene de Oria, palabras a la que en la baja edad media se añade la letra "S" según se cuenta en un libro de armas cuando Alfonso VII, el Emperador, al reconstruir Soria, encuentra una gran piedra con algo parecido a una "S" grababa que se añade a Oria dando lugar a la voz actual de Soria.



Soria Románica

 

Soria y los poetas

Pasaje del Palacio."La relación de Alonso concluyó justamente cuando los dos jóvenes llegaban al extremo del puente que da paso a la ciudad por aquel lado. Allí esperaron al resto de la comitiva, la cual, después de incorporársele los dos jinetes, se perdió por entre las estrechas y oscuras calles de Soria". (1)

Podríamos comenzar este artículo con aquello de "cinco años en la tierra de Soria, hoy para mí sagrada-allí me casé; allí perdí a mi esposa, a quien adoraba-, orientaron mis ojos y mi oración hacia lo esencial castellano.", del noventayochista y gran poeta Machado; o tal vez, con la poesía de inamovible calidad de Gerardo Diego:

"Si yo fuera pintor,
no pintaría, Soria, tu yermo y tu pastor.
En mi paleta habría un rosa de rubor,
un amarillo augusto y un verde verdecido,
porque tienes la gracia de un país recién nacido."

 

 

Sin embargo, las primeras frases de este artículo corresponden a la leyenda soriana "El Monte de las Ánimas", del sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, un poeta y prosista romántico anterior a Machado y Gerardo Diego que, sin lugar a dudas, influyó en la poesía posterior, especialmente en el grupo del 27, grupo al que perteneció el mismo Gerardo Diego.


Historia de Soria

Río DueroLa ciudad de Soria, con una población actual (2008) de 39.344 habitantes, pertenece a un término municipal compuesto por tres pedanías: Oteruelos, Pedrajas y Toledillo y Barrio Las Casas, en el norte interior de España. Además, esta antigua ciudad, goza del privilegio de estar a orillas del río Duero, uno de los más extensos y bellos de la península ibérica que ofrece sus riberas para la elaboración de fantásticos vinos.

La provincia de Soria contiene hallazgos arqueológicos-que se pueden ver en el Museo Numantino- de ciudades como Numancia, Tiermes y Uxama. Estas ciudades, tal vez, aparecieron en al Edad de Hierro, en época de dominación Celtíbera en la península, aunque es cierto que ya en entre el Paleolítico Inferior y Superior existía actividad humana, como demuestra la pieza Solutrense, conocida como Placa de Villalba.

En relación a la capital de la provincia, las primeras referencias históricas de Soria, como población, según las investigaciones de Bartolomé de Torres, provienen de uno de los pueblos griegos antiguos, los Dorios, que dejaron su rastro de su paso a través de Oria, un caballero Dórico que alcanzó la tierra que actualmente constituye Soria en las primeras colonizaciones de la Grecia arcaica dejando como testigo arqueológico un asentamiento anterior a la dominación romana y contemporánea a los asentamientos más o menos estable de los celtíberos. No obstante, estos asentamientos son interpretados de distinta forma por otros científicos que encuentran más razonable que tanto Soria, como otras ciudades aun más antiguas (siglo III a.C) como Numancia, Uxama y Termes, tuvieran su origen en la local cultura celtíbera. Finalmente, como ocurre con gran parte de las ciudades y zonas españolas, fueron los romanos quienes las presentan en la historia, organizando su pasado.

Monte de las ánimasEn relación al nombre de Soria, se barajan varias posibilidades. Con respecto a la primera teoría sobre los más antiguos asentamientos en tierras sorianas-el pueblo griego de los Dorios- de ella se deduce que el nombre de Soria proviene de Oria, palabras a la que en la baja edad media se añade la letra "S" según se cuenta en un libro de armas cuando Alfonso VII, el Emperador, al reconstruir Soria, encuentra una gran piedra con algo parecido a una "S" grababa que se añade a Oria dando lugar a la voz actual de Soria.

Otra hipótesis sobre el origen del nombre de esta ciudad es la que otorga al río Duero (Dauria, palabra derivada de la voz latina Daurius). Por último, Pedro de la Rúa encuentra el origen etimológico de Soria en el término "Sarra", nombre otorgado a la ciudad palestina de Tiro y a sus habitantes, los sarranos. De Sarranos, se derivaría sorianos.

Con la conquista de la casi totalidad de la península a manos de los árabes, Soria reaparece en la historia por su levantamiento contra el emir de Córdoba, en el año 869. Levantamiento que fue reprimido.

Ya en plena reconquista, Soria, por su ubicación geográfica adquiere una gran importancia estratégica, sobre todo por el río Duero, que se convierte en frontera natural entre reinos cristianos y árabes. A principios del siglo XII, Soria es definitivamente integrada en el dominio cristiano de manos del rey Alfonso I el Batallador, que repobló la ciudad. No obstante, Soria, tras ser liberada del dominio musulmán y dada su situación geográfica, pasa a ser motivo de enfrentamiento entre los reinos cristianos de Castilla y León, Navarra y Aragón, hasta que en el año 1134, pasa a pertenecer al reino de Castilla y León. Durante este tiempo, también aparecen los Templarios como protectores de la ciudad. El rey Alfonso I, otorga a estos caballeros-conocidos como los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén y que al día de hoy se les conocen como la Cruz de Malta- unos terrenos al otro lado del río Duero, donde hoy se encuentra el Claustro de San Juan de Duero. El posible conflicto entre Templarios y los vasallos del rey se describe en la leyenda de Becquer "El monte de las Ánimas". Finalmente, la orden de los Templarios fue abolida y aquellos terrenos devueltos al rey.

Iglesia Románica de Santo Domingo.Con el tiempo (siglo XIII), y gracias al aporte económico de la población judía (denominada Alhama), Soria se convierte en una ciudad floreciente aprovechando también su situación fronteriza entre distintos reinos cristianos.

Pero fue al final de la Edad Media, sobre todo tras el decreto de 1492 de expulsión de la población judía, cuando Soria entra en franca decadencia económica y social. Además, tras la unión de los reinos de Castilla y Aragón, Soria deja der lugar de paso y fronterizo entre estos reinos para convertirse en una ciudad más del reino unificado de España. Durante los siguientes siglos, Soria va a perder importancia como ciudad en favor de otras ciudades más céntricas de España.

No será hasta el siglo XVIII, concretamente entre 1706 y 1707, cuando Soria vuelve a convertirse en un lugar de importancia estratégica, debido al apoyo a la causa de Felipe V en la guerra de Sucesión española que finalmente traerá a la familia Borbón a la tradición dinástica española.

A partir de este momento, Soria vuelve a la historia española. Ya durante la invasión francesa, Soria es de la primeras ciudades que los soldados de Napoleón saquean, sin que los numantinos puedan frenar el avance francés. Tras la invasión francesa, pasarán décadas hasta que Soria recupere sus índices de población y riqueza.

Finalmente, Soria se establece definitamente en la historia como un lugar visitado y destacado por escritores y artistas. Sus paisajes y geografía-tierra de templarios-, el río Duero y su herencia románica le dan a Soria un carácter romántico que ha inspirado a poetas como Machado, Unamuno, Gerardo Diego y Gustavo Adolfo Becquer, los cuales han dejado en sus escritos una visión de Soria muy particular de la ciudad que ha favorecido enormemente a su desarrollo turístico.

Soria, en la actualidad

Al día de hoy, Soria sigue manteniendo ese aire romántico que atrajo a varios de los mejores poetas de la lengua española. Sus antiguas construcciones románicas, su pequeño y bello casco antiguo y el propio rio Duero, no defraudan al viajero que busque lugares llenos de historia. Ofrecemos pues, un pequeño recorrido por la ciudad de Soria.

IGLESIAS Y MONUMENTOS RELIGIOSOS

Iglesia de San Juan Rabanera

Iglesia de San juan de Rabanera Decoración San Juan de Rabanera.

Esta iglesia románica cuenta con un ábside que define su estilo primario además de una hermosa portada. Aun así, también posee detalles góticos y bizantinos. Es una de las iglesias más monumentales de Soria y dentro del estilo románico en general.

Situado en la Plaza Condes de Lérida, este templo románico fue construido en el siglo XII y es mantenido por la orden de las Clarisas. La puerta principal cuenta con un arco repleto de escenas bíblicas y un rosetón en la parte superior.

Decoración Rabanera

Concatedral de San Pedro

 

Como casi todas los edificios antiguos de Soria, la Concatedral de San Pedro es un monumento nacional de gran antigüedad. La construcción de este templo comienza en el siglo XII con la edificación de un pequeño claustro de estilo románico. Ya en el siglo XIV, se levanta el resto de la concatedral con portada y trazas interiores platerescas aunque se pierde la galería sur.

Este monumento está ubicado en la plaza de San Pedro, casi a las afueras de Soria. Siguiendo la calle San Agustin, en unos minutos, alcanzaremos el río Duero.

Concatedral de San Pedro

Claustro y Arcos de San Juan de Duero

Claustro de San Juan de Duero.

De los edificios que construyeron o pertenecieron a la Orden de los Templarios, este el último que queda en la ciudad de Soria.

Fue levantado en el siglo XII con una mezcla de estilo árabe (debido a sus arquerías y puertas), mudéjar y románico y ocupado por la orden templaria hasta 1312, año en que la orden fue disuelta, pasando a la propiedad de los Hospitalarios de San Juan de Duero. Gerardo Diego dedicó un poema a este Claustro y Becquer, en su leyenda "El Monte de las Ánimas", utiliza esta construcción (y a los templarios) como elementos fantásticos para su leyenda:

"...Dentro de poco sonará la oración en los Templarios, y las ánimas de los difuntos comenzarán a tañer su campana en la capilla del monte.

- ¡En esa capilla ruinosa! ¡Bah! ¿Quieres asustarme?" (2)

Posiblemente, los protagonistas de la leyenda de Becquer vuelven a la ciudad atravesando el puente por la entrada del Postigo, que era una de las más importantes y monumentales salidas de la ciudad amurallada.

Enfrente del Clasutro de San Juan de Duero, tenemos el Monte, que Becquer llama de las Ánimas.

Arcos del Claustro de San Juan de Suero.

La Ermita de la Soledad.

En el centro de la Alameda de Cervantes (o la Dehesa, como la llaman los sorianos y sorianas) se encuentra la pequeña ermita de la Soledad, donde se alberga al Cristo del Humilladero. Esta ermita data del siglo XIV y su construcción es atribuida a Juan de Juni.

Ermita de la Soledad

Otros lugares de interés

Palacios de los Condes de Gomara.

Palacio de los Condes de Gomara

Además de los templos religiosos también Soria posee otros edificios de carácter civil como el Palacio de los Condes de Gomara, un edificio nobiliario del siglo XVI que hoy es Audiencia Provincial y una joya dentro de la arquitectura soriana. Su ubicación en el casco viejo.

Muralla antigua de Soria.

Al otro lado del Duero, en la orilla del Camino del Monte de las Ánimas, en los alrrededores del Claustro de San Juan de Pedro, tenemos una bonita vista de las antiguas murallas de la ciudad, erigidas durante la invasión árabe para su defensa y que aun limitan la ciudad soriana por aquel lado.

Muralla antigua de la ciudad.

Río Duero

Del latín Durius, es el tercer río más largo de la península, con 897 km, y con la mayor cuenca hidrográfica. Su nacimiento se encuentra en los Picos de Urbión, a más de 2000 metros de altura, cerca de la población de Duruelo de la Sierra, en la provincia de Soria. A su paso por la capital el Duero ensancha su cauce y se convierte en un agradable lugar para la vista que podemos recorrer durante un tramo gracias al Paseo Postiguillo.

Río Duero
Parque del Mirón.

Parque del Mirón

Desde la orilla del Duero del Monte de ánimas, una vista del Parque el Mirón, a la izquierda, y el mirador a la derecha.

Los Jardines de Bécquer.

Otro gran poeta que residió en Soria fue el sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, que junto a su hermano, el pintor Valeriano Bécquer, residieron en la ciudad de Soria, donde el primero se inspiró para escribir algunas de sus leyendas y una especie de biografía sobre su retiro en Soria-Cartas desde mi celda-para recuperarse dada su maltercha salud.

Los jardines de Becquer.
Esfigie al poeta Antonio Machado.

Monumento a Antonio Machado

 

En el instituto Antonio Machado, donde el poeta impartió clases de secundaria podemos encontrar una esfigie del poeta, que vivío durante cinco años de su vida en Soria, ciudad a la que llegó a apreciar enormemente. Allí conoció a su mujer, y allí tuvo que enterrarla. En su libro de poemas Campos de Castilla, el poeta nos muestra algunas de sus impresiones sobre la solitaria y bella tierra castellana.

Museo Numantino

La antigua ciudad de Numancia, o mejor, los restos de ésta, se encuentran a tan solo siete kilómetros de la ciudad de Soria. En esta, se encuentra el Museo Antropológico Numantino, que recoge prácticamente todos los hallazgos arqueológicos de esta ciudad.

Este museo tiene organizada su exposición sobre la historia de la provincia de Soria de forma cronológica, partiendo del Paleolítico Inferior, pasando por la época celtíbera, la dominación romana, invasión musulmana y reconquista.

Museo Numantino.

Notas

(1) El Monte de las Ánimas, Rimas y Leyendas, Gustavo Adolfo Becquer, Ed. Catedra, 1993. Madrid.
(2) El Monte de las Ánimas, Rimas y Leyendas, Gustavo Adolfo Becquer, Ed. Catedra, 1993, Madrid, pag 197.

Bibliografía

El Monte de las Ánimas, Rimas y Leyendas, Gustavo Adolfo Becquer, Ed. Catedra, 1993.

Internet

http://es.wikipedia.org/wiki/Soria
http://www.sorianitelaimaginas.com