Nuestro planeta, la historia de nuestro clima y la situaci贸n actual del cambio clim谩tico.
Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecolog韆 y Derechos Humanos.

Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos


Nuestro planeta, la historia de nuestro clima y la situaci贸n actual del cambio clim谩tico.

Homo homini sacra res | 2008-10-01


Nuestra atm贸sfera est谩 compuesta (en un 99%) de ox铆geno y nitr贸geno, siendo el 1% restante una composici贸n de otros gases entre los que se encuentran, en una peque帽a porci贸n, el metano, el oxido nitroso y el CO2. Ya que ni el ox铆geno ni el nitr贸geno logran retener las ondas solares, son los tres gases mencionados los que se encargan de retener el calor en nuestra atm贸sfera, adem谩s de la tierra y los oce谩nos que absorven otra porci贸n de rayos solares. Gran parte de la radiaci贸n solar, debido sobre todo a que el CO2 aun representa una peque帽a cantidad en la atm贸sfera, vuelve al espacio.



1. Nuestro planeta, un invernadero.

Nuestro planeta es un invernadero que mantiene las condiciones idóneas para el desarrollo de la vida en forma vegetal y animal. Esta configuración atmosférica es única comparada con otros planetas, que aun teniendo atmósfera, no logran mantener una temperatura media adecuada para el desarrollo de la vida.

Nuestra atmósfera está compuesta (en un 99%) de oxígeno y nitrógeno, siendo el 1% restante una composición de otros gases entre los que se encuentran, en una pequeña porción, el metano, el oxido nitroso y el CO2. Ya que ni el oxígeno ni el nitrógeno logran retener las ondas solares, son los tres gases mencionados los que se encargan de retener el calor en nuestra atmósfera, además de la tierra y los oceános que absorven otra porción de rayos solares. Gran parte de la radiación solar, debido sobre todo a que el CO2 aun representa una pequeña cantidad en la atmósfera, vuelve al espacio.

Este proceso, que se ha mantenido durante gran parte de la historia de nuestro planeta gracias al Ciclo del Carbono (Fig. 1). Si nu hibera sido así, sin la existencia de estos gases en nuestra atmósfera, la temperatura media de nuestro planeta sería de -18 ºC en lugar de los 14,5 ºC.

(Fig. 1)
Foto: platea.pntic.mec.es/~cmarti3/CTMA/BIOSFERA/c.htm

2. El cambio de las cantidades de CO2 de forma natural, en la historia de la tierra.

Durante los últimos 400.000 años, las temperaturas se han mantenido estables para el desarrollo de la vida, aun así, se han podido constatar cambios regulares en los niveles de temperatura, el nivel del mar y la cantidad de CO2 en la atmósfera.

Los cambios más lentos y prececible en el clima de la Tierra, se han debido la variación de los movimientos de la Tierra. Las variaciones en la órbita, la inclinación y la oscilación han condicionado la cantidad de luz solar que hay llegado a la superficie terrestre y por defecto, las temperaturas.

En el caso de la órbita terrestre, en un periodo de 100.000 años, ésta cambia de órbita elíptica a una circular. La órbita elíptica consique que durante la mitad del año, la tierra se acerque un poco más al Sol, provocando periodos cálidos o interglaciales. Por el contrario, una órbita circular provoca un descenso de las temperaturas durante todo el año lo que deviene en periodos fríos o glaciaciones.

Con respecto a la inclinación de la Tierra sobre su eje y esta vez tomando un ciclo de 41.000 años, los cambios producidos afecta directamente a la intensidad de las estaciones. Una menor inclinación, provoca temperaturas más bajas, veranos más fríos y un menor deshielo que puede favorecer a una glaciación. Actualmente la inclinación provoca veranos (en el hemisferio sur y norte) cálidos.

Por último, otro aspecto que produce variaciones en la temperatura de la tierra es la oscilación de la misma al girar sobre su eje. Cada 20.000 años...

Los cambios de temperatura sen han producido en los últimos 400.000 años al tiempo que han cambiado los niveles de CO2 y el propio nivel del mar.

Hace un poco más de 300.000 años el nivel de CO2 alcanzó casi las 300 partes por millón. Como consecuencia, se retuvó más radiación solar y la temperatura aumento más de 2º C con respecto al nivel actual (14,5 º C). También el nivel del mar (debido al deshielo) se colocó casi al nivel del actual, dato que hay que contrastar por el hecho de que unos 10.000 años antes, estaba a más de 80 metros por el nivel que ocupa hoy.

De nuevo, 100.000 años más tarde, el nivel de CO2 aumenta hasta las 280 partes por millón, las temperaturas casi 2º C sobre el nivel actual, y el más sube hasta un nivel de 15 metros menos con respecto al actual, un nivel, que unos miles de años atrás estaba en 80 metros menos que el nivel actual.

Un nuevo cambio radical se produce hace unos 120.000 años. Los cambios son similares en relación al CO2 que se establece entre las 280 y 300 partes por millón. La temperatura, sin embargo sube algo más de 2º con respecto a la actual y el nivel del mar alcanza unos 5 metros por encima del nivel actual.

3. El cambio de los nivéles de CO2 por la emisión de gases.

Siguiendo con este proceso regular, la última glaciación terminó hace unos 11.500 años, con el consiguiente aumento del CO2, las temperaturas y el nivel del mar. Si embargo, a diferencia de los pocos miles de años que duraba este cambio climático, en este último, tanto el nivel de CO2 como la temperatura y el nivel del mar, se han mantenido durante los últimos 11.000 años, hasta que se ha producido rápido aumento del CO2 en los últimos 200 años, desde el inicio de la revolución industrial. El Dióxido de Carbono ha alcanzado ha llegado a las 380 partes por millón, muy superior a cualquier registro de los últimos 400.000 años. La temperatura ha aumentado, en los últimos 100 años, un 0,6 ºC provocando, desde 1995, 11 de los 12 años más calurosos de los que se tienen registros. Debemos considerar que la atmósfera se calienta antes que la tierra, por lo que a consecuencia de la subida del nivel de CO2, habrá que esperar el impacto que produce sobre el nivel del mar y la subida global de las temperaturas.

En relación a la subida del CO2, hay algo en lo que los científicos están prácticamente de acuerdo. Además del proceso del Ciclo del Carbono, hay un aspecto nuevo en este cambio, la emisión de éste y otros gases debido a la influencia humana. Como decimos, desde la revolución industrial, el uso de los combustibles fósiles representan el 80% del CO2 añadido a la cantidad producida por la tierra. Un 43,3% corresponde al petróleo, un 36,4% al carbón y un 20,3% al gas natural. De estas emisiones el 50% corresponden a Estados Unidos, Japón y Europa, con un especial incremento en el sudeste asiático, en especial China y la India que, con el actual modelo de desarrollo podrían convertirse en los grandes contaminadores dada su gran población.

4. Las consecuencias del aumento del CO2. El Cambio Climático. Aumento de las temperaturas.

El actual aumento de las emisiones de CO2 provocaría en 2100 alcanzar un nivel de 525 partes por millón (el doble que en la era pre-industrial). Si se continuara así, alcanzando las 800 partes por millón llegaríamos a un aumento de temperaturas de 5º C a nivel global, lo que sin duda, acabaría con muchos ecosistemas y produciría grandes movimientos de población en las zonas más cálidas.

También hay que considerar un aspecto importante. La molécula del CO2 tiene una vida de 200 años. Reduciendo ahora las emisiones de forma radical se conseguiría que el proceso de calentamiento global fuera más lento, pero no evitaría que la temperatura subiera otros 2º C en los próximos 100 años.

Los cambios que la subida de las temperaturas provocarían en el mundo serían diversos. Los glaciares de los polos y de las zonas altas y frías del planeta (sistemas montañosos) irían desapareciendo poco a poco. En el caso del Himalaya, los ríos que beben de estos glaciares no lograrían abastecer de agua a todo el sur de Asia. Estos glaciares, sobre todo los de la Antartida (sobre tierra firme) al descongelarse aumentarían el nivel del mar, transformando el litoral costero y un gran número de ecosistemas. Además, la subida del mar llevaría consigo una subida de su temperatura y acidificación (debido al aumento de CO2) que provocaría un cambio radical de su fauna y la localización de los recursos alimenticios.

También, el aumento de temperaturas aumentaría la aridez de grandes del zonas del mundo y limitaria el territorio cultivable. El cultivo debería realizarse en zonas más templadas o zonas tropicales por lo que desaparecían grandes zonas de bosques y vegetación y la capacidad de los mismos de asumir CO2 para transformarlo en oxígeno. Consecuentemente, en un círculo peligroso, esto aumentaría el nivel de CO2, el nivel de las temperaturas y de nuevo la aridez del terreno.

También la variación de precipitaciones provocaría grandes migraciones humanas por la escasez de agua y alimentos (ya se están produciendo) y la lucha por los recursos traerían grandes conflictos sociales. La falta de agua tendría consecuencias en la higiene y en la expansión de enfermedades. El cambio en los ecosistemas podría hacer desaparecer hasta un 30% de las especies.