Las Mujeres de Fukusima y el peligro de contaminación nuclear
Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecologa y Derechos Humanos.

Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos

Gana dinero con un blog

Las Mujeres de Fukusima y el peligro de contaminación nuclear

Homo homini sacra res | 2011-11-01


Central Nuclear FukusimaEl pasado 11 de marzo de 2011 un terremoto de magnitud 9 en la escala Ritzer asoló parte de Japón y provocó un tsunami de proporciones bíblicas. Todos pudimos ver, asombrados, como el océano se tragaba ciudades enteras provocando decenas de miles de víctimas. Para colmo de males, el terremoto perjudicó seriamente la estructura de la Central Nuclear de Fukushima, lo que podría haber provocado un escape nuclear de terribles consecuencias para la población y el entorno medioambiental.



Aunque existió un escape que ha aumentado el nivel de radioactividad por 10 en una zona de 50 kilómetros cuadrados, lo peor se pudo remediar gracias a la actuación de los bomberos y profesionales de la Central Nuclear que este año han recibido el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia.

Mujeres de Fukusima

 

Sin embargo, aunque el peligro de escape nuclear parece controlado por el momento, no hay que olvidar que desde del pasado 11 de marzo se han producido más 660 nuevos temblores de más de 5 grados, lo cual provoca en la población una preocupación especial. En este sentido, la asociación Mujeres de Fukusima hace un llamamiento, considerando la situación en Japón, donde no olvidemos todavía se producen temblores, para que las Centrales Nucleares apagadas, como la de Fukusima, no se pongan en funcionamiento. Otra petición es la de sacar a los niños de los alrededores de la mencionada central y su ciudad donde los niveles de radioactividad son excesivos: tres veces el límite legal de 370.000 Bq/kg. Por esta razón aun muchas familias no han regresado a sus hogares.

Para tranquilidad de todos ha estado de visita la OIEA, con J.C Lentijo del CSN español a la cabeza, han dicho que los japoneses quieren ser demasiado exhaustivos con la descontaminación. Sin duda, ante estas conclusiones del organismo internacional hacen falta mujeres con dos dedos de frente como las que encabezan la asociación Kaori Izumi, Mujeres de Fukusima, que trabajan por la mentalización del peligro que suponen las centrales nucleares en áreas del mundo con una alta actividad sísmica.

Fuente noticia: “Mujeres de Fukushima”