Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.

Revista iberoamericana sobre actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos

La recuperación de las Tablas de Damiel

Por Jesús Sordo Medina | 2011-03-16

Scoop.it

Las Tablas de DaimielTodo este rico ecosistema estuvo a punto de desaparecer en varias ocasiones debido a la sobreexplotación de los recursos hídricos para abastecer a los cultivos cercanos. De hecho, una superficie de secano de alrededor 100,000 hectáreas se convirtió en regadío en pocas décadas, agotando sobre todo los acuíferos de las Tablas, hecho que obligó a las administraciones en dos ocasiones (1997 y 2009) a realizar trasvases desde el río Tajo. Si las hectáreas inundables deberían alcanzar las 1,500, en 2009 no llegaban a 20.


Las Tablas, finales año 2010

Por este humedal, a lo largo de los siglos, han pasado cientos de miles de aves acuáticas que nidifican en este parque natural. Sin embargo, la sobreexplotación de sus aguas para uso agrícola casi acaba, literalmente, con las Tablas de Daimiel.

El hecho de que prácticamente no exista pendiente en el llano manchego ha producido que el desbordamiento de los rios se convierta en el humedal tal y como lo conocemos hoy.

Los humedales tienen la característica de asentarse sobre la confluencia de dos ríos, en este caso el río Guadiana, que aporte agua dulce, y el Cigüela, que trae agua salina. Además, el parque cuenta con un sustrato calizo que actúa a modo de esponja y la zona no posee pendiente, lo que favorece el encharcamiento, creando un ecosistema de los más variado compuesto de fauna local y aves migratorias. En concreto en este entorno semiacuático se han desarrollado depredarores como la nutria, la rata de agua, la comadreja y el zorro, además de otros mamíferos como el jabalí. En cuanto a anfibios y otra fauna subacuatica, podemos encontrar el tritón ibérico, ranas y sapos, el galápago europeo, carpas y otros peces, cangrejos e incluso serpientes. Todo un riquísimo ecosistema en no más de 1,500 hectáreas. No obstante, si se ha hecho famoso este parque ha sido por la gran cantidad de aves migratorias que nidifican en inviern, entre las que descatan el pato colorado, el ánade real, la ceceta común, el avetoro, el calamón común y sobre todo las especies de garza imperial y real.

Pues bien, todo este rico ecosistema estuvo a punto de desaparecer en varias ocasiones debido a la sobreexplotación de los recursos hídricos para abastecer a los cultivos cercanos. De hecho, una superficie de secano de alrededor 100,000 hectáreas se convirtió en regadío en pocas décadas, agotando sobre todo los acuíferos de las Tablas, hecho que obligó a las administraciones en dos ocasiones (1997 y 2009) a realizar trasvases desde el río Tajo. Si las hectáreas inundables deberían alcanzar las 1,500, en 2009 no llegaban a 20.

Las Tablas de Daimiel

Pudimos comprobar la mejoría de Las Tablas, aunque el daño está bajo tierra

Aunque al día de hoy, también, gracias a las lluvias de los últimos años, las Tablas dan la impresión de haberse recuperado -asi nos lo pareció en nuestra visita-, su frágil ecosistema sufrío grandes daños que algunos consideran irreparables y que han llevado al Consejo Científico de la Unesco a dar un toque de atención a España: si antes de 2015 no se recupera totalmente el equilibrio ecológico del Parque, la Unesco le retiraría la calificación de Reserva de la Biosfera. Ante esto, políticos y propietarios de grandes terrenos reconocen que entre todos han puesto al parque en tan difícil situación.

Estos daños tan graves tienen su origen en los incendios soterrados que se producen cuando la turba se seca hasta el extremo de arder de forma autónoma. Es la propia turba la que, al secarse, agrieta le terreno y crea canales por donde entra aire que aumenta la ingición de la turbera que se convierte combustible y se propagá por gran parte del parque haciendo un daño terrible al ecosistema subterráneo, lo cual, condiciona la vida en la superficie y el equilibro ecológico en general. El 26 de agosto se detectó un incendio subterráneo que puso en jaque a las administraciones y que estuvo activo durante meses, produciendo un grave daño en las zonas subterráneas.

Incendio subterráneo turba

Incendio subterráneo de turba.
Fuente: Wikipedia

En opinión de ecologistas y expertos en las Tablas de Damiel, ni trasvases ni otra medida artificial podrán hacer que se recuperara de forma plena ya que son los acuíferos los que tienen que reestablecerse y eso no ocurrirá suministrando agua artificialmente sino permitiendo que las aguas dulces y salinas de los ríos Guadiana y Cigüela inunden los terrenos subterráneos, y para ello, hay que evitar que aquellas aguas se utilicen para el regadío.

 

Fuente:

Wikipedia, Parque Nacional de las Tablas de Daimiel