>
Revista antropológica: artículos actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.

Revista antropológica: artículos actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.


Scoop.it

El fenómeno Barack Obama. El giro antropológico.

Por Jesús Sordo Medina | 2008-07-15

“Os pido que creáis. No solo en mi habilidad para llevar a cabo un cambio real en Washington…os estoy pidiendo que creáis en vosotros.”, Barack Obama, aludiendo a las palabras de John F. Kennedy: "No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país."


“I'am asking you to believe. Not just in my ability to bring about real change in Washington …I'm asking you to believe in yours.” (1)

Antes de analizar el fenómeno Barack Obama, a la persona y su proyecto político, y más allá de la imagen que sobre él los medios de información construyen a su manera, debemos reconocer la fortaleza y valentía de su discurso, cercano a otros líderes norteamericanos que han pasado a la historia no tanto por sus aportes pragmáticos en el terreno ecónomico sino por su impronta para un cambio significativo en la mentalidad de los norteamericanos.

Breve biografía personal y profesional de Barack Obama.

Barack Hussein Obama Jr. Nació en Honolulu (Hawai) el 4 de agosto de 1964. De padre keniata, Barack Obama Sr, y madre americana, Ann Dunham , vivió sus primeros años en las islas del Pacífico, donde sus padres habían cursado estudios universitarios.

A los pocos años de su nacimiento, sus padres se separaron y Ann Dunham se volvió a casar con Lolo Soetoro, originario de Indonesia, donde todos se mudaron.

Barack Obama, a los diez años y tras estudiar en las escuelas locales de Jakarta, volvió a Honolulu donde viviría con sus abuelos maternos hasta 1979, fecha en la que terminó sus estudios de secundaria para después cambiar de residencia y trasladarse a Los Angeles.

En California, continuó sus estudios en el Occidental College durante dos años hasta que fue transferido a la Universidad de Columbia (Nueva York) donde se especializó en relaciones internacionales dentro de Ciencias Políticas. Finalmente, obtuvo su primer título universitario (pregrado académico en Licenciatura en Artes Liberales) en 1983.

Tras obtener este título académico trabajo en la compañía Business International Corporation y en New York Public Interest Research Group. Tras cuatro años en la ciudad de los rascacielos, Barack Obama, se mudó a Chicago (Illinois) donde se adhirió como un activista a una comunidad cristiana al sur de la ciudad. Durante estos tres años de colaboración (hasta 1988) Barack Obama asumió responsabilidades y coordinó a su grupo para mejorar las condiciones de vida en los barrios más desfavorecidos y con más violencia y desempleo.

Tras este trienio como activista, Obama decide dejar Chicago y marcharse a Harvard (Cambrigde, Massachusetts) y cursar estudios de Derecho. En esta prestigiosa universidad, se convierte en el primer presidente afro-americano del Harvard Law Review (periódico estudiantil aunque de gran prestigio en el mundo del derecho). Tras tres años de estudios, en 1991, acaba graduándose en derecho con magna cum laude (con grandes alabanzas).

Poco tiempo después, tras haber trabajado durante una temporada en la empresa privada (donde conoció a su mujer Michelle) retorna a Illinois para trabajar como abogado en defensa de los Derechos civiles y enseñar Ley constitucional en la Universidad de Chicago.

Su carrera política. Sus posiciones políticas y programa.

Será desempeñando funciones de abogado en la administración cuando, en 1996, pase a formar parte de la Legislatura del Estado en el Senado de Illinois, como Senador del décimo-tercer distrito. Durante ocho años, hasta 2004, fecha en la que se convierte en Senador a nivel nacional por el partido demócrata, Barack Obama también pasa a formar parte de la Asamblea General del Estado de Illinois, afianzando su carrera política.

En 2004, finalmente, Barack Obama se convierte en el tercer afro-americano en ser elegido Senador de los Estados Unidos desde la re-construcción y el quinto en toda la historia de América.

Durante estos últimos años, hasta su decisión de proponerse como candidato a la presidencia de EE.UU. las posiciones políticas de Obama han estado claramente orientadas a la defensa de los desfavorecidos y los derechos civiles. Su experiencia vital le ha llevado a desarrollar una sensibilidad especial hacia sectores de la sociedad con menos recursos. Además de su actividad como abogado, ya en el Senado de Illinois, Barack lleva a cabo varias iniciativas que favorecen directamente a la economía de las familias más humildes: programa federal Earned Income Tax Credit que otorga créditos a bajo interés para individuos y familias con pocos ingresos; una mejor cobertura para asegurar la educación de los más pequeños; la defensa de los derechos de reclusos en el corredor de la muerte a través de la revisión de sus casos y especialmente de los interrogatorios y, entre otras medidas, la asistencia económica prometida a los veteranos de guerra.

En el terreno económico, y ya en el Senado de los Estados Unidos, Barack Obama patrocinó, junto con el republicano Tom Coburn, medidas para reforzar la confianza de los ciudadanos en los políticos. Estas medidas se centraban en la transparencia del sistema ante los ciudadanos, haciendo totalmente público los datos económicos del país, y en la lucha contra la corrupción.

En relación al tema de las armas, en el 109 Congreso del partido demócrata, Obama colaboró de forma muy intensa en una nueva legislación para el control de las armas convencionales en Estados Unidos así como una nueva política internacional multilateral en relación a la proliferación de armas nucleares, estrechando relaciones y trabajando conjuntamente con países tan importantes en este aspecto como Rusia. También, en el plano internacional, el candidato demócrata se muestra partidario de flexibilizar la relación de América con el resto del mundo y mejorar la imagen del país en el exterior revisando la situación de Guantánamo y colaborando de forma más activa en la ayuda a los refugiados de guerra y en denunciar y parar genocidios como el de Darfur. También en el terreno internacional aboga por terminar el trabajo en Irak y devolver los soldados a casa.

Otro tema importante que Obama no deja escapar en su programa es el cambio climático y la dependencia de Estados Unidos al petróleo. En este sentido, asume los compromisos de Al Gore, que en su programa político también propuso a compañías, sindicatos, políticos y ciudadanos la búsqueda de otras alternativas energéticas distintas al petróleo.

A pesar de todo el ímpetu de su programa, algunos analistas dudan de la coherencia de Obama como hombre liberal y de centro. En temas tan complejos para la sociedad americana como es la pena de muerte, Barack se muestra partidario de la pena capital en ciertos casos como el abuso de menores, algo que entraría dentro de los parámetros constitucionales, según la legislación americana. No obstante, como señalamos más arriba, también es partidario de la revisión de los casos de condenas a la pena capital.

En cuando a sus creencias y la presencia de la espiritualidad en su discurso, Obama, como muchos líderes políticos de Norteamérica, no oculta su proselitismo de un cristianismo universal dentro de la pluralidad (él y su esposa, Michelle, pertenecen a la Iglesia Unida de la Trinidad de Cristo) . A pesar de destacar la pluralidad de su sociedad, reconoce lo importante de la fe en el estilo vida de los ciudadanos y al mismo tiempo convierte su entusiasmo espiritual en casi la principal fundamentación para su discurso y su proyecto político. En cualquier caso, esta posición es coherente con el tipo de democracia (casi teocracia) que se da en América, donde el aspecto religioso cumple un factor esencial en la unidad de la nación.

Otro punto fuerte en su programa y proyecto político (junto con el fin de la guerra de Irak y la independencia energética) es la prestación sanitaria universal que Obama pretende legislar para que cada uno de los 45 millones de americanos que no poseen atención médica puedan acceder a ella.

Tras esta andadura, Barack Obama, y tras una dura batalla con Hillary Clinton en las elecciones primarias del Partido Demócrata, el 3 de junio de 2008, finalmente, se convierte en el candidato a las próximas presidenciales de octubre de 2008 pudiendo convertirse en el primer presidente afro-americano de la historia de Estados Unidos.


Sus posibilidades de ganar. El electorado americano.


Barack Obama, a la hora de satisfacer al electorado americano debe considerar su diversidad, como todos los anteriores candidatos. Este electorado está dividido en tres grupos: demócratas, republicanos e independientes con unas mismas preocupaciones pero en un orden distinto:

 

Fuente: http://erikenea-educacion.blogspot.com/2007/09/ranking-de-preocupaciones-de-los.html

 

Por parte del electorado demócrata, la prestación sanitaria y el coste de la vida es la primera preocupación, seguida de la economía, el terrorismo y la educación. En los votantes republicanos, el terrorismo ocupa el primer lugar al igual que en el electorado independiente. De esta forma, Barack Obama, como viene haciendo en su campaña en las elecciones primarias, se dirige a todos los votantes para satisfacer esas reclamaciones, lo que, como algunos analistas ya han señalado, le lleva en algunas ocasiones a abandonar el centro en posiciones políticas relacionadas con la pena de muerte. No obstante, como ha ocurrido con los anteriores candidatos, en época preelectoral, todos, sin excepción, han asumido la estrategia de conseguir los máximos votos posibles, antes de defender radicalmente-o coherentemente- sus principios, lo que les ha llevado ha utilizar, en algunos temas, un lenguaje ambiguo considerando la posición ideológica e intereses defendidos por cada sector del voto.

El fenómeno mediático y el giro antropológico.

"Aunque no gane la nominación demócrata, Barack Obama ha conseguido ya un logro impresionante: volatilizar aquel prejuicio según el cual pasarían muchas generaciones antes de que un negro pudiera ser elegido presidente de Estados Unidos"(2)

El orden social no está escrito por la ley natural y ningún hombre o mujer tiene prioridad o superioridad racial sobre otro debido a que la selección natural no es aplicable entre las razas y poblaciones del planeta y todas las interpretaciones antropológicas sobre el ser humano acaban en una misma conclusión: la igualdad integral de todos los miembros de la comunidad humana. Las capacidades intelectuales, en este caso de los negros, son radicalmente iguales a las de los blancos y no hay razón científica que pueda contradecir este hecho. Ya es sabido que la separación de especies, sostenida en el siglo XIX, no tiene cabida en el actual paradigma antropológico y biológico de nuestros días. Los niveles de civilización entre las poblaciones humanas son potencialmente iguales, a pesar de las concepciones erróneas sobre la linealidad en la evolución de distintas culturas. Un hombre “biológicamente” negro tiene las mismas capacidades “culturales” que un hombre blanco.

Así, a pesar de las incoherencias-debido a la casuística política y al eterno conflicto entre principios e intereses-en las que pueda incurrir el candidato a las presidenciales, lo más importante que Barack Obama ha producido en el mundo occidental es un giro antropológico en occidente. El hecho de que un afro-americano llegue a la Casa Blanca significa mucho para la redefinición de la civilización occidental; ayuda a la desaparición de prejuicios y concepciones erróneas sobre las personas de color y platea una nueva realidad para la consecución de un mundo más justo, no solo en Estados Unidos sino en el resto del mundo occidental.

De nuevo, a pesar de los prejuicios que se puedan advertir en la sociedad americana, es ésta, la primera-dentro del mundo occidental- que avanza hacia una nueva conquista en el terreno de los derechos civiles, y en este caso, en el respecto a poblaciones históricamente dicriminadas.

Por lo tanto, en el fenómeno Obama, debemos considerar dos elementos importantes: 1. Desde la óptica política, sus aspiraciones de cambio político en base a unos principios determinados, que rompen con la dinámica de las administraciones Bush de los últimos 8 años asumiendo un carácter ético-utópico que le vincula con líderes políticos y sociales como Kennedy o Luther King. 2. Considerando una óptica antropológica, el hecho de ser afro-americano incide, directamente, en la concepción del ser humano en occidente y rechaza la tradición lineal evolutiva y racista, aun no superada en los países tradicionalmente considerados desarrollados.

Hay que insistir en el hecho de que en el movimiento Barack Obama el aspecto antropológico es el más importante y no tanto el político, porque, desgraciadamente, habremos de esperar cuantas de sus aspiraciones pueden hacerse realidad frente a los intereses ya de todos conocidos.

Fuentes

http://www.barackobama.com

http://www.harvard.edu/

http://www.irs.gov/

NOTAS
“Os pido que creáis. No solo en mi habilidad para llevar a cabo un cambio real en Washington…os estoy pidiendo que creáis en vosotros.”. Palabras pronunciadas por Barack Obama recordando al discurso de Kennedy.

(2) Mario Vargas Llosa, “Obama y el sueño americano, en la pluma de Mario Vargas Llosa”, http://www.barackobama.com/espanol/