El velociraptor y otros dinosaurios veloces del cretácico

Gracias a películas como Parque Jurásico, profanos del mundo de la paleontología han conocido algo más sobre la existencia de especies como el dinosaurio velociraptor ( “Ladrón veloz”), el T-Rex o el gigante brachiosaurus. En este artículo, no obstante, nos vamos a centrar solo en los más veloces y dentro de la era cretácica, es decir entre 75 y 65 millones de años atrás.

Cronología de las eras prehistóricas

Antes de empezar con la relación de dinosaurios del cretácico, para ubicarnos, veamos un pequeño gráfico sobre los distintos periodos prehistóricos desde la aparición de la vida en la tierra.

Eras prehistóricas del mundo

Como se puede ver, el cretácico es la última era del mesozoico y acaba, más o menos, hace 65 millones de años, coincidiendo con la última gran extinción de los grandes dinosaurios y dando fin a un dominio de 175 millones de años.

Los dinosaurios más veloces del cretácico

La llegada del cretácico supuso la extinción de algunas especies de saurópodos y la familia de los stegosaurus. No obstante, muchos más siguieron existiendo, entre ellos el mencionado velociraptor.

La especie velociraptor

VelociraptorEra pequeño terópodo, de no más de medio metro de altura en la zona del lomo y algo menos de dos metros de longitud, era hábil y muy rápido (llegaba a alcanzar los 40 kilómetros por hora), y capturaba presas más grandes gracias a que atacaba en grupo. En lugar de escamas –como es descrito en la película de Spielberg– poseía plumas y, obviamente, contaba con una envergadura menor. Es cierto que poseía una gran mandíbula de 20 centímetros de longitud y extremidades delanteras con tres garras en curva en las manos.

Tyrannosaurus Rex

Tynarosaurio RexEl “rey de los lagartos tiranos” también caminaba sobre dos patas (terópodos) pero, a diferencia del velociraptor, sus extremidades delanteras eran mucho más pequeñas en proporción. No obstante, su morfología era muy similar aunque en tamaño diferían: el T-Rex llegaba a alcanzar los 13 metros de largo y cuatro de altura. Tan alto como una jirafa y con la longitud y el peso de una ballena, entre seis y ocho toneladas. Sin duda, un auténtico coloso y sin enemigos en su tiempo.

En cuanto a la velocidad, andando marchaba a alrededor de 17 kilómetros por hora, mientras corriendo al máximo podía alcanzar entre los 30 y los 40 kilómetros por hora.

Struthiomimus o “el que imita a la avestruz”

StruthiomimusDentro de los dinosaurios del cretácico, en este caso herbívoros, destaca el struthiomimus, de unos cuatro metros de longitud y uno y medio de altura en la cadera. La forma de sus patas, con una tibia más larga que el fémur, da a entender que era muy veloz y se estima que podía alcanzar entre 50 y 80 km/h. dando zancadas de hasta cuatro metros. Esta habilidad era su mejor defensa para huir de carnívoros como el T-Rex.

Triceratops

TriceratopsLe conocemos como el dinosaurio capaz de enfrentarse al T-Rex, con un peso de entre seis y doce toneladas, nueve metros de longitud y una altura de entre tres y cuatro metros. Estas dimensiones y, sobre todo, su cabeza con tres cuernos y cubierta en su parte anterior por un volante óseo le convertía en una presa muy difícil para los mayores depredadores como el T-Rex.

En relación a su velocidad, podía alcanzar los 25 km/h, tal vez más, según algunos. En cualquier caso, una velocidad destacable considerando la corpulencia de este gran dinosaurio.

Hypsilophodon

HypsilophodonEl último dinosaurio que queremos comentar –también herbívoro– es este terópodo europeo de un metro de altura, dos metros y medio de longitud y alrededor de 70 kilos de peso que convivió con el resto de dinosaurios mencionados. Su poco peso, le ayudó a poder alcanzar hasta 50 km/h, lo que le permitía sobrevivir entre tanto carnívoro. Destaca el hecho de que hay científicos que sostienen que este herbívoro pudo sobrevivir a la gran extinción de hace 65 millones de años que acabo tanto con los dinosaurios veloces del cretácico como con los más lentos.